Finder es una herramienta creada para detectar irregularidades en la sanidad alimentaria.  Con Finder, los usuarios podrán conocer si comer en un restaurante es riesgoso para su salud. Se trata de un valioso instrumento para los que necesitan controlar todo lo que comen.

Finder es también una luz de alerta que se enciende en los restauradores. ¿Qué información ofrecerá sobre ellos?, ¿será más o menos estricto que las inspecciones sanitarias estatales?, ¿será bien recibido y utilizado por los clientes? Estas y otras preguntas inquietan a los gerentes y empresarios gastronómicos.

Es cierto que las leyes atienden al tema de la sanidad alimentaria en comercios vinculados a la gastronomía. Pero, si bien existen normas y controles sanitarios muy útiles, mucha gente duda de los mismos.

Infundadas o no, esas dudas existen. Hay personas que no confían demasiado en esas inspecciones periódicas. Finder se presenta como un elemento tranquilizante para estos casos; de esta forma, el cliente o potencial comensal, podrá constatar sí mismo las condiciones sanitarias del restaurante de su preferencia.

 ¿Quién inventó  Finder?

Finder es una aplicación  diseñada por Google y la Universidad de Harvard. Dos potencias, cada una en su sector, se unieron para crear esta potente y ambiciosa herramienta. Tecnología y conocimiento ensamblados al servicio de la salud.

Esta plataforma está siendo desarrollada por investigadores de la compañía Mountain View y de la Escuela de Salud Pública de Harvard.  Ashish Jha, Profesor de Salud Global de la Escuela mencionada, es el director del proyecto.

Inspección sanidad

¿Cómo funciona Finder?

La aplicación utiliza un sistema cooperativo. ¿Qué aporta este cooperativismo? Finder utiliza los macro datos que brindan los usuarios de terminales móviles; el software analiza el posicionamiento GPS y el historial de búsquedas. A partir de esa información, el sistema realiza sus interpretaciones.

¿Qué observa y que interpreta Finder?  Una valiosa fuente de información de la que se vale el software son las búsquedas posteriores a la visita de un local.  Si el usuario buscó “causas de intoxicaciones”, podría ser un indicador de que la persona se enfermó con la comida del restaurante.

La estadística cumple un rol fundamental en el sistema Finder. La información se analiza en búsqueda de un patrón que marque una tendencia; de este modo se eliminan las coincidencias y casualidades.  La precisión que alcanza la herramienta es considerada muy alta.

Las primeras pruebas

Finder fue probado en Las Vegas y en Chicago, Estados Unidos durante 2016 y 2017.  ¿Cómo se realizaron estas pruebas? Usando el software se generó una lista de restaurantes que, según los datos analizados, podrían estar con problemas sanitarios.

Las autoridades sanitarias oficiales realizaron las inspecciones correspondientes a esos locales. Los resultados fueron que más de la mitad de estos restaurantes tenían deficiencias en la salubridad e higiene.

Como herramienta de selección, Finder ya ha proporcionado un excelente nivel de efectividad. La detección fue mucho más precisa que la motivada por quejas de los clientes afectados.  Esta diferencia se explica por el hecho de que las personas atribuyen sus problemas al último lugar en el que comieron. En muchos casos la causa de la afección está en otro sitio y en otros alimentos.

El sistema de Finder  observa las tendencias, no los casos individuales.  Y de estas tendencias extrae las conclusiones. En este camino hay poco espacio para las casualidades; así lo reconocen los técnicos responsables de la propuesta.

Algunas limitaciones

Como todo algoritmo, el de Finder tiene algunas limitaciones. El sistema de funcionamiento no atiende a la inmediatez; los datos que el software maneja requieren de tiempo, para detectar patrones y tendencias.

Una enfermedad o afección alimentaria no se produce instantáneamente, sino que los problemas tardan algún tiempo en aparecer en las personas.  Esto puede ser considerado un inconveniente. Sin embargo, el nivel de efectividad de esta aplicación ha sido excelente.

Inspeccion de sanidad

¿Qué puede hacer un restaurante frente a Finder?

Las medidas de higiene y seguridad alimentaria están pensadas para preservar la salud de los clientes de restaurantes. Este es el concepto que debe guiar todas las acciones del establecimiento.  Esto implica que el objetivo no será evitar una mala categorización de Finder sino cuidar a la gente.  Es una cuestión de ética.

La prevención de estos riesgos sanitarios debe ser siempre prioridad en un local gastronómico. Es imprescindible el control permanente de los sistemas de limpieza y desinfección. Hay que concienciar al personal, sobre la importancia de la seguridad alimentaria.

Se impone vigilar permanentemente las cadenas de frío, las fechas de caducidad de los productos almacenados, la higiene de máquinas y utensilios, las condiciones de manipulación de alimentos; todas ellas son medidas esenciales. Son acciones que apuntan a valorar la salud en su justa medida. 

Si el restaurante se asegura de que las disposiciones sanitarias se cumplen con precisión, ningún sistema como Finder o similar podrá complicarle la vida. Por lo tanto, nada nuevo hay que temer porque exista Finder.

La única medida válida  es seguir cuidando estrictamente la salud de los clientes. Invertir en higiene y salubridad es invertir en los clientes, y los clientes hacen al éxito de la empresa. Por lo tanto, es preciso no escatimar recursos en este ámbito.

Si Finder cataloga a un restaurante como problemático, no se debe culpar a la aplicación. El problema no es el mensajero.