¿Cómo hacer que tu restaurante crezca?, ¿cuál es el camino para atraer a nuevos clientes y fidelizar los ya existentes? La respuesta es anticiparnos a sus necesidades e intereses. A través de la obtención de la mejor información para tu restaurante, se pueden lograr excelentes resultados.  

Vivimos una época en la que promocionar un restaurante no es tarea sencilla. Los estilos de vida se diversifican, los gustos cambian y la oferta gastronómica debe atender las nuevas tendencias.

Por otra parte, la revolución tecnológica impacta en el quehacer de las personas.  En cualquier dispositivo digital la gente busca, compara, elige, compra. Si un restaurante no tiene presencia en internet, con una web o una en las redes sociales, es probable que nadie lo vea.

Pero la  actualización constante de un negocio gastronómico no solo es cuestión de publicar fotos y menús. Lo importante es que esa oferta se adecue a las exigencias de ese público potencial diverso, que navega en busca de la mejor opción para comer o cenar.

 ¿Por qué se necesita información?

Obtener la mejor información para tu restaurante es la base sobre la que se asentarán las renovaciones y tus acciones de marketing. La obtención de estos datos, ofrece tres perspectivas:

  1. Información de las personas que ya han estado en el restaurante.
  2. Información demográfica recopilada por organismos estatales.
  3. Información general de las costumbres y de lo que la gente pretende en un servicio gastronómico (análisis de big data).

La base de datos propia. Una fuente de la mejor información para tu restaurante

Componer una buena base de datos interna siempre es un procedimiento efectivo.  ¿Qué datos son importantes?

  • Datos personales: nombre y apellido, dirección electrónica, integración de la familia, profesión.
  • Preferencias en lo específicamente culinario, postre preferido, platos que les agradan.
  • Gustos en otros aspectos: tipo de música, actividades para el ocio, elección de una mesa especial en algún sector del salón.
  • Fechas importante. Cumpleaños, aniversarios, acontecimientos familiares.
  • Intolerancias y problemas de salud que exijan dieta especial. 
  • Frecuencia con la que visita el restaurante.
  • Rutinas en sus solicitudes y hábitos.

Recopilar estos datos es el primer paso.  Pero aunque se obtenga la mejor información para tu restaurante no dará frutos si no se procede al análisis. De nada vale disponer de toda la información, si no se toma como base para acciones concretas de mejora.

Analizando la información almacenada en la base de datos, podrá ofrecerse un servicio más personalizado para targets diferentes de clientes. Además, será posible la comunicación con el cliente que establezca vínculos adecuados. Por ejemplo, es un buen detalle hacerle llegar un saludo con motivo de una fecha destacada de su vida, o invitarlo para algún evento que responda a sus intereses.

Esta base de datos debe mantenerse actualizada día a día, o de lo contrario perderá utilidad. Observando la información, se podrán detectar necesidades insatisfechas y cambios urgentes.

Existen programas, aplicaciones y softwares ya preparados para crear la base de datos propia. Entre sus utilidades, está recopilar esa información valiosa sobre los clientes y encarar campañas promocionales y renovaciones.

Información estadística oficial

  • Edades y ocupaciones. Se incluye información de la población local, edades, horarios de actividades que involucran a mucha gente, como escuelas, universidades, oficinas, industrias.

Esos datos serán un buen punto de partida para establecer los horarios de funcionamiento del establecimiento; ello hará posible también adaptar el menú a las características poblacionales de la zona.

  • Niveles de ingreso de los habitantes. Si la intención es atraer clientes, un buen comienzo es captar a los de la zona en la que está emplazado el negocio. Tener idea de los niveles económicos de la gente permitirá generar una oferta adecuada a todos los presupuestos.
  • Problemas de salud y dietas especiales. Es importante conocer si entre la población de la zona existe una alta demanda de dietas especiales.

Algunos bancos de datos gratuitos, como las “Fuentes de datos Abiertos en España” y el “Banco de Datos del Centro de Investigaciones Sociológicas”, facilitan la tarea de recopilación de información.

Los big data. Un camino muy actual para obtener la mejor información para tu restaurante

El volumen de datos que circula por internet crece con cada segundo que pasa. Cada vez que una persona usa su dispositivo digital, deja una huella en internet y está generando información.

Estos datos no proceden de encuestas ni de formularios. Se trata de una información obtenida de la acción de las personas a través de dispositivos tecnológicos.  No se trata solo de lo que estos usuarios manifiestan, sino del “rastro” que dejan con sus experiencias, por lo que todo ello constituye la información más fiel acerca de la realidad.

Ese banco extraordinariamente amplio y siempre actualizado es lo que constituye los big data.  Existen algunas fuentes de big data que son gratuitas y otras a las que se accede mediante pago.

¿Qué nos aporta toda esta información al restaurante?

  • Permite identificar las tendencias y los comportamientos de los posibles clientes. Una vez reconocida esta información, se tendrán datos importantes para optimizar el funcionamiento del restaurante en horarios y ofertas.
  • Qué come la gente, a qué horas, cuánto está dispuesta a pagar, cuánto tiempo es la espera promedio, qué días de la semana son los más elegidos, son algunos de los aspectos que las bases de datos muestran.
  • A través del análisis de la información, se puede predecir la demanda y la afluencia de clientes. Este es un factor importante para la economía del negocio, porque afecta a las previsiones de personal y de gastos.

Sea cual sea la fuente utilizada para obtener información, lo importante que no se quede en acumulación de datos sino que se transforme en acción. La idea es convertir datos en resultados.

Fuentes de imágenes: Eloy Rodríguez  /  Menu – E-Menu