Las tabletas digitales son herramientas muy útiles para la hostelería.  Dicho así, en una forma tan asertiva y generalizadora, puede parecer que basta comprar algunos de estos dispositivos para que todo funcione mejor.  Por supuesto que no es tan sencillo. 

Las tabletas digitales tienen que estar especialmente diseñadas y preparadas para servir al establecimiento.  Bien equipadas y usadas con destreza,  estos dispositivos digitales  beneficiarán al local y al cliente.

Las empresas que fabrican tabletas digitales y los programadores que las equipan se ocupan de actualizarlas permanentemente.  Les habilitan nuevas funcionalidades y  las vuelven más amigables y fáciles de usar. 

¿Para qué se usan las tabletas digitales en hostelería?

Son muchos los beneficios que el restaurante puede recibir de las tabletas digitales. Algunos en el área de atención al cliente, otros en el área de gestión y administración.  Lo cierto es que las tabletas permiten un mayor grado de eficiencia en todas las secciones. Se reduce el tiempo de trabajo manual humano, se evitan errores gracias a las automatizaciones y se aseguran los registros.

Tabletas digitales y su uso en hostelería

Beneficios en la atención al cliente

Las tabletas digitales comanderas.  La toma y procesamiento de comandas es una funcionalidad que facilita el trabajo del camarero. Y esto impacta en la mejora de la experiencia del cliente.

  • Las solicitudes se registran en menos tiempo y se reducen errores.  Se evita  el tránsito de los camareros que ya no tienen que llevar en propias manos el pedido. La comanda se envía directamente a la barra o a la cocina, sin traslados. Todo el proceso de atención se agiliza. Cuando se necesita el registro del pedido de los clientes, las bebidas ya estarán dispuestas en la barra para ser entregadas. La cocina se organiza mejor.
  • Hay tabletas digitales comanderas que son operadas por los mismos clientes, que realizan sus pedidos.  Con ellas se evitan errores y confusiones, y las frases ‘No es esto lo que yo pedí’, que con alguna frecuencia aparecen.
Tabletas digitales y su uso en hostelería
  • La carta siempre actualizada y con un diseño de avanzada.  La carta que el cliente recibe en su mesa, aporta mucha información del restaurante. El diseño, la complejidad y el estado de conservación son rasgos muy observados.  Una tableta digital permite una carta perfecta y siempre de estreno. 
  • Con estos dispositivos se evita el permanente problema de platos que ya no están en el menú, pero que todavía figuran en la carta de papel.  La actualización es inmediata, y el cliente ve lo que realmente existe. 
  • También la carta en tabletas digitales presenta posibilidades de ofrecer información muy detallada de cada plato.  Mediante links, se incluyen los detalles de los ingredientes y procedimientos de cocción.  Datos fundamentales en casos de personas alérgicas y con dietas especiales.
  • Un entretenimiento para el cliente.  Especialmente  en el caso de presencia de jóvenes y de niños,  las tabletas digitales permitirán que esos clientes no se aburran en las esperas.  Integrar en ellas juegos interactivos y vídeos vinculados a la alimentación, por ejemplo, permitirá que el tiempo transcurra sin impaciencias.  La lectura de diarios online  será quizás una propuesta bien recibida por muchos adultos.
  • En algunos locales, hay restaurantes que instalan sistemas de tabletas digitales con las que una mesa puede comunicarse con otra.  Es una funcionalidad que permite vínculos entre las personas que lo desean y la activan. No es para nada invasivo, sino de uso totalmente voluntario.
  • Agilidad en los pagos.  Las tabletas digitales equipadas para ello, procesan los pagos.  Desde la tableta, el cliente efectúa el pago directamente con su tarjeta de crédito o su cuenta bancaria.  No tendrá que esperar a que el camarero traiga la factura y que se cumpla todo el proceso de la tarjeta o del efectivo.  Con unos pocos clics, el trámite se completa sin pérdidas de tiempo.  Por su parte, el restaurante inmediatamente constata el pago efectuado. Y se cierra el capítulo.

Beneficio de las tabletas digitales que también mejora la experiencia del cliente

La eficiencia en todas las áreas del restaurante redunda también en el beneficio del cliente. Hay detalles que el cliente no observa directamente, pero que impactan en el servicio que recibe.

Uno de estos detalles, es que el trabajo en la cocina se agiliza cuando el camarero usa las tabletas digitales para las comandas. Las escrituras en papeles que hacen los camareros complican la lectura. El personal de la cocina entiende a medias o interpreta equivocadamente lo que está escrito en la orden. Y allí comienza una serie de errores que generan problemas en la mesa. ‘No es esto lo que pedí’ dice el cliente, y esta vez, puede que sea así.

Los camareros trabajarán menos estresados. Podrán centrarse totalmente  en la atención a las inquietudes de los clientes, ya que las comandas una vez realizadas siguen su curso.  Y si las personas están menos ansiosas y cansadas, el servicio será mucho mejor y más amigable.

Las tabletas digitales y la gestión empresarial

Un beneficio muy importante de usar tabletas digitales en el restaurante es el del registro de la información.  Todo queda registrado y listo para ser analizado.  No hay fuga de platos que se llevaron a la mesa y no se anotaron por cansancio u olvido del camarero. Hay platos que no se cobran y que significan pérdidas.  El uso de tabletas digitales reduce la falta de  registros de comandas y la facturación del restaurante mejora.

Junto a todo lo anterior, se hace posible el análisis para la mejora.  Rápidamente, el gestor puede conocer qué platos se venden más, qué propuestas son las preferidas por los clientes, en qué horas del día se vende tal o cual menú.  Es decir, a partir de un análisis de los datos, puede realizar las modificaciones que optimicen el funcionamiento.

Las tabletas digitales son una muy útil herramienta, pero es necesario que el personal esté entrenado para usarlas. Como siempre, con o sin tabletas digitales, la capacitación y la organización son las plataformas que sostienen las mejoras.