Una báscula es una herramienta muy útil en la cocina del restaurante. Por un lado, existe una razón directamente vinculada al día a día del chef. Una báscula le permite trabajar con precisión, cuando la receta y la preparación así lo requieren. ¿Tienes una buena báscula en tu negocio?

Por otra parte, existe también una razón de economía que debe interesar al gestor. El uso de la báscula asegura el rendimiento de los productos.  El cálculo de las raciones de cada plato determina el precio del mismo. Si no se realiza con precisión, podría ocurrir un desequilibrio en las estimaciones, y se afectaría la rentabilidad.

Por todo ello, el peso y la dosificación de cada producto  contribuyen a que los menús tengan siempre la misma calidad y también influyen en la economía. Y una báscula adecuada es la herramienta que lo permite.

El restaurante necesita una báscula: ¿qué se ofrece en el mercado?

Existen diferentes básculas que pueden ser útiles para el restaurante. Se diferencian en formatos, materiales, fuentes de energía  y también en precisión.  La tecnología digital también se aplica a las básculas, y se han diseñado modelos muy sofisticados.  La elección del encargado de la compra, dependerá de las necesidades y preferencias de quien la usará y, por supuesto, de la capacidad económica para la inversión.

Atendiendo al sistema de funcionamiento, existen tres tipos de básculas:

Báscula mecánica

Es la antigua báscula analógica, funciona de manera mecánica con muelle elástico o por contrapeso.  Una aguja que se mueve en un círculo graduado indica el peso de los productos. No necesita pilas ni baterías. 

Si bien son útiles para determinado tipo de productos, no son todo lo precisas que algunas mediciones requieren.

Báscula a pila

Es una báscula digital. Este tipo de báscula tiene la ventaja de que es pequeña y, por tanto, ocupa poco lugar. Se puede guardar en un cajón o estante. Integra sensores electrónicos que le otorgan una gran precisión. Muchas de ellas tienen, además, otras funcionalidades que pueden resultar útiles, por ejemplo, conversión de medidas, cálculo de calorías. 

Báscula a batería con carga USB

El formato es similar al de las básculas a pila, es también una báscula digital. Cuenta con una batería interna que se carga fácilmente con un cable USB conectado a un cargador.  Es una báscula muy precisa, que se presta para pesar varios quilos o algunos pocos gramos.

Formas y materiales de las básculas para el restaurante

Lo más importante de una báscula es que pese con precisión. Pero  también hay que pensar en la comodidad del uso, en el espacio que ocupa, en dónde guardarla y en la facilidad para la higiene.

Atendiendo a estos aspectos, existen diferentes tipos de básculas.

Báscula con tazón o bol

Es una báscula muy práctica. En la parte superior lleva un tazón en el que se colocan los productos a pesar.  Incluye función de tara que permite gran precisión. Generalmente permiten pesar hasta 5 kg, por lo que son adecuadas para la cocina del restaurante.

Estas básculas son electrónicas, funcionan con pilas o batería, e indican el peso en una pantalla digital. Las más elegidas son las de acero inoxidable.

Báscula plana

Su aspecto es el de una tabla de acero inoxidable. En la superficie superior presenta una pantalla digital en la que se registra el peso. La función auto tara permite colocar cualquier recipiente sobre la balanza, para obtener el peso neto de los productos.  Es muy práctica, ya que por sus dimensiones y forma se ubica en cualquier estante o cajón.

Báscula de cristal

Es muy sofisticada y delicada, pues su base es de cristal. Tiene un diseño que la hace atractiva. El cristal es resistente, por lo que no existen problemas en su funcionamiento.  Es muy fácil de limpiar y ocupa poco lugar. Su precisión es excelente, como la de todas las básculas digitales.

Características generales de las básculas digitales

La mayor parte de las básculas digitales incluyen sistemas de pesaje en diferentes unidades. Permiten alternar libras, onzas, gramos, onzas líquidas y hasta mililitros. Las pantallas LCD son de fácil lectura.  Muchas de ellas disponen de  retroiluminación. De esta manera, sin importar la calidad de la luz del ambiente, se destacarán los resultados del pesaje.

¿Cuánto cuesta una báscula de cocina? El precio depende de la marca, el material, la capacidad y la precisión, entre otros factores.  El costo de una buena báscula oscila entre los 9 € y los 25 €.

Sugerencias a la hora de elegir una báscula para la cocina del restaurante

Las básculas no son herramientas complicadas, pero es bueno tener en cuenta algunas características para que la compra sea eficiente.

  • La capacidad máxima.   Es el peso máximo que puede pesar la báscula.  Es aconsejable que pese 5 kg o más.
  • Peso mínimo.  También es importante, porque marca la precisión de la báscula.  Hay modelos que registran desde 0,1 gramos. Son de alta precisión. En general, una balanza para cocina pesa desde 1 gramo, y esto ya es suficiente para las preparaciones habituales.
  • Materiales y estabilidad.   Las básculas de acero inoxidable son fáciles de limpiar. Las de vidrio también, pero tienen la desventaja de que si se golpean pueden quebrarse.  Algunos modelos tienen sistemas de base antideslizantes con tacos, que aseguran la estabilidad imprescindible para un funcionamiento sin errores.
  • La plataforma de pesado. Es la superficie o el recipiente donde se colocan los productos. Las plataformas más grandes admitirán mayor cantidad de productos al mismo tiempo, y serán más prácticas.  Hay algunas básculas que incluyen recipientes.
  • Las funciones especiales. En ellas se incluyen la tara, la conversión de unidades de medida, apagado automático luego de un tiempo inactiva, temporizador, sensor de temperatura ambiente.

La báscula siempre es más precisa que un recipiente medidor. Es una herramienta que no puede faltar en una cocina bien organizada.

Comparte