Las máquinas picadoras de carne son herramientas imprescindibles en cualquier restaurante. Picar alimentos es una de las tareas más frecuentes en cualquier cocina. Por lo tanto, es una de las primeras máquinas en las que se piensa cuando hay que equipar el negocio. De una buena elección dependerá la utilidad y la practicidad, y por tanto, el retorno de la inversión. Una picadora que no responde a las necesidades del cocinero, se transforma en pérdida, en un gasto innecesario.

En el mercado se ofrecen máquinas picadoras de carne, con diferencias en los sistemas de corte, en materiales y en estructura. Por lo tanto, a la hora de decidir cuál comprar, lo  primero que hay que hacer es informarse.

Características de las máquinas picadoras de carne

Es importante conocer cómo funciona una máquina picadora de carne y cuáles son sus partes. Con esta información, se atenderá a los detalles y la elección será más acertada. Las máquinas picadoras de carne profesionales disponen de una bandeja superior en donde se deposita la carne que se quiere picar. Un tubo conecta la bandeja con el cilindro en donde se encuentran las cuchillas, el sinfín y las placas de extrusión. 

Este tubo es una pieza de seguridad para el usuario, ya que evita toda posibilidad de que los dedos lleguen a las cuchillas. Por tanto, la longitud de este tubo por el que la carne pasa de la bandeja hacia la zona de corte es un detalle a tener en cuenta. La cuchilla corta la carne que sale por una placa con orificios ya picada.

En el mercado encontraremos picadoras manuales y eléctricas. La picadora manual cuenta con una especie de embudo que recibe los alimentos y de allí pasan a las cuchillas. El sistema funciona moviendo manualmente una manija.  Las eléctricas están diseñadas para realizar todo el proceso de succión, corte y salida de la carne picada de forma automática, movido por un motor eléctrico.

Máquinas picadoras de carne para tu restaurante

Sistemas de corte de las máquinas picadoras de carne

El sistema de corte es una cuestión que debe valorarse a la hora de decidir qué máquina comprar.  Existen dos sistemas de corte: el Sistema Enterprise y el Sistema Unger. La diferencia está en las cuchillas y las placas.

El Sistema Enterprise es el más sencillo, con este sistema se fabrican las máquinas más simples, para cortes básicos.  Lleva una cuchilla de estrella y una placa de extrusión con agujeros menores a los ocho milímetros.

El Sistema Unger es más completo, y es el que generalmente poseen las máquinas profesionales de mayor tamaño. Se trata de un sistema de doble o triple corte, y este rasgo está determinado por el número de placas que componen la máquina.  Las de doble corte llevan una placa de precorte, una cuchilla y una placa final. Las de triple corte se equipan con placa de precorte, cuchilla, placa de corte, otra cuchilla y una placa de corte final.

Sugerencias para elegir máquinas picadoras de carne

Es el cocinero el que debe especificar qué funciones necesita para la picadora. Por tanto, antes de elegir, el encargado de comprar debe tener bien claras las condiciones que el personal de cocina requiere. 

Albóndigas

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir la picadora de carne?

  • La funcionalidad y los accesorios.  Las máquinas picadoras de carne modernas permiten múltiples cortes, de diferentes grosores y técnicas de picado. Incorporan cuchillas de distintos tamaños para picar con mayor o menor diámetro.  Esta polivalencia hace que la máquina sea versátil y se adapte a todo tipo de tarea.

Los accesorios permiten conocer las funcionalidades extras de la picadora.  Las máquinas picadoras de carne más actuales, incluyen boquillas para embutidos, paletas para empujar los alimentos, bandejas y boles. Los accesorios hacen más práctica a la herramienta.

  • La potencia.  Es una de las propiedades a las que hay que prestar mucha atención.  La potencia determina la fuerza del motor y  la intensidad del uso del aparato. Si tiene poca potencia, el sistema se calentará en exceso o será necesario interrumpir los procesos. Y probablemente, se acortará la vida útil de la máquina.

El mínimo aceptable en una picadora de carne es de 300 a 600 W, potencia apta para tareas sencillas. Entre 700 y 800 W, es la potencia estándar de las máquinas de gama media.  En el extremo superior, 1000 W o más, es la potencia que ofrecen las máquinas picadoras de carne de alta gama, para un uso intensivo.

  • El tamaño del corte. Si la intención es picar frecuentemente por encima de los ocho milímetros, es recomendable elegir un sistema de doble corte. Para picar por debajo de los ocho milímetros, se sugiere un sistema de triple corte.
  • Un aspecto importante es la capacidad del contenedor de procesamiento y sus sistemas conectados. De estas condiciones dependerá la succión de alimentos y la rapidez de todo el proceso.

Las condiciones de higiene y mantenimiento

Los materiales y la posibilidad de manipular cada pieza contribuyen de forma decisiva a la facilidad de la higiene. El aluminio y el acero inoxidable son materiales muy nobles, duradero y cómodos para limpiar. El mantenimiento es otro aspecto a tener presente, es necesario conocer el servicio post venta y si la marca cuenta con técnicos y repuestos a los que acudir.  Por supuesto que hay que tomar en cuenta que la máquina responda a los estándares y exigencias de  la normativa europea.

Consejos prácticos para usar la máquina picadora de carne

Sea cuál sea la máquina picadora de carne que se use, es conveniente tener en cuenta algunas sugerencias útiles para el uso y cuidados de la herramienta:

  • En lo posible evitar picar alimentos calientes.
  • Retirar tendones y huesos antes de introducir el alimento en la máquina.
  • Mantener las cuchillas afiladas.
  • Limpiar minuciosamente cada parte de la máquina luego de cada uso.
  • Para picar carne congelada o muy fibrosa, es conveniente cortar primero en trozos pequeños, hacer un primer picado con una placa con hueco grande y luego con una placa del tamaño deseado.

Una máquina picadora de carne es una inversión que debe rendir, y este rendimiento dependerá de la elección en la compra. Estar informados siempre es imprescindible, porque permitirá cuestionar al vendedor y analizar minuciosamente las condiciones de la herramienta.