Los exprimidores de naranjas son máquinas de primera necesidad en un restaurante. La promoción de hábitos saludables de alimentación ha incrementado el consumo de zumos naturales de frutas. El restaurante tiene que estar preparado para ofrecer esta saludable opción.

En especial, el zumo de naranjas tiene mucho éxito entre las personas de todas las edades. Se trata de una fruta muy rica en vitamina C necesaria para grandes y pequeños. En la actualidad, comer naranjas o beber su zumo en cualquier momento del día se ha vuelto una sana costumbre.

Es frecuente que los clientes  soliciten naranjas exprimidas en el desayuno, acompañando el almuerzo o la cena o como bebida refrescante a la tarde. Por tanto, disponer de exprimidores de naranjas adecuados al servicio del restaurante contribuirá a la eficiencia en la atención de estos usuarios.

A tener en cuenta al elegir exprimidores de naranjas

No todos los exprimidores de naranjas procesan la fruta de la misma manera para obtener el zumo. A la hora de comprar, encontraremos en el mercado máquinas con características diferentes.

Antes de elegir, es preciso tener en cuenta el uso que se le va a dar. El punto de partida es analizar cuál es el volumen de jugo que se servirá en la hora de mayor actividad. De este modo, no se caerá en el error de comprar uno de esos exprimidores de naranjas de bajo coste y poca eficiencia.

Tipos de exprimidores de naranjas

  • Exprimidores de naranjas manuales. Son los tradicionales exprimidores de plástico o melamina que se usan en los hogares. Con la mano se presiona la media naranja sobre el exprimidor, con movimientos giratorios.  No son aconsejables para un restaurante. Exprimir un vaso de zumo lleva mucho tiempo y esfuerzo de la persona que realiza la tarea.
  • Exprimidores de naranjas automáticos. Tienen un pequeño motor que hace el trabajo. Solo hay que colocar la mitad de la naranja en el lugar determinado y apretar un botón; la máquina procede a exprimir. Si es poco frecuente que en el restaurante los clientes soliciten zumo de naranjas, puede ser una opción económica. Tiene el inconveniente de que el proceso es lento.
  • Exprimidores de naranjas profesionales. Son los que se adaptan mejor al servicio en un restaurante. Su velocidad y practicidad hace que sean los indicados a la hora de elegir.

Exprimidores profesionales: sistemas de funcionamiento

No todos los exprimidores de naranjas profesionales procesan la fruta de la misma manera. De acuerdo a este parámetro, se reconocen tres clases:

Exprimidor por centrifugación

Es el que más comúnmente compran los restaurantes y bares. En el cilindro central se introducen las naranjas que llegan a un dispositivo de malla con hojas pequeñas.

Mediante centrifugación a alta velocidad, las frutas se aprietan contra la malla y el zumo se filtra. El zumo sale de la máquina limpio y puro. La pulpa queda dentro del exprimidor o cae a un recipiente secundario.

Inconvenientes: 

  • Si no se quita la cáscara a las naranjas, el zumo tendrá cierto toque amargo.
  • Si se compara con otros exprimidores, la pulpa residual queda sumamente húmeda. Esto indica que todavía haya jugo en ella.
  • La altísima velocidad con la que funciona aumenta la temperatura del líquido extraído. Por lo tanto, el zumo recién exprimido no quedará fresco.
  • La exposición al aire del zumo lo oxida y por tanto, pierde potencial.

Ventajas:

Frente a estos factores menores, este exprimidor resulta muy eficiente, ya que es muy rápido. Además, su coste es muy accesible, por lo que no exige gran inversión.

Exprimidor por trituración de un eje

El rasgo propio de este tipo de exprimidor es que muele la fruta. Dispone de un tornillo en forma de espiral, eje central de la máquina. Las naranjas entran y son aplastadas contra un filtro metálico que separa el jugo de la pulpa residual. Ambos son dirigidos a recipientes diferentes. 

Inconvenientes: 

  • El proceso es más lento que el que lleva a cabo el exprimidor por centrifugación.
  • Es uno de los tipos de extractores de zumo más caros del mercado.
  • Requiere cortar las frutas en trozos pequeños, además de quitarles la cáscara.

Ventajas:

  • El zumo es de mejor calidad y se extrae completamente de la fibra.
  • El producto no se airea, por lo tanto conserva intactas todas sus propiedades nutricionales.
  • Tampoco se aumenta su temperatura.
  • Tiene múltiples funcionalidades, pues permite preparar leches vegetales, desmenuzar vegetales y hasta moler café.

Exprimidor por trituración de doble eje

Funciona en forma similar al de un eje central, pero es mucho más eficiente. Es, sin dudas, la mejor opción para restaurantes en los que el zumo de naranjas sea muy solicitado.

Las ventajas son las mismas que las del de un eje, aunque acrecentadas. En cuanto a los inconvenientes, es el más caro del mercado.

Otras especificaciones

Según la marca, estos exprimidores de naranjas ofrecen diferencias en los modelos  en cuanto a:

  • Cantidad de frutas que puede procesar de una vez.
  • Ubicación y capacidad del depósito de elementos residuales.
  • Método de alimentación de la máquina.
  • Sistemas de activación.
  • Tamaños de la máquina

¿Cómo escoger el adecuado?

Como hemos visto, las características del restaurante determinarán qué máquina comprar. Como guía, se sugiere:

  • Menos de 600 kilos de naranjas al mes: es recomendable un exprimidor que procese veinte naranjas por minuto. Puede ser de alimentación manual. Es ideal para restaurantes y bares de tamaño medio o pequeño.
  • Más de 600 kilos de naranjas al mes: El más apto será un exprimidor que supere las veinticinco naranjas por minuto, de alimentación automática. Es muy cómodo el que se activa cuando se abre el grifo para servir un vaso.

Como toda compra para el restaurante, la compra de un exprimidor profesional requiere una planificación. Hay que pensar el espacio en el que se colocará, quién lo manipulará, cuánto uso tendrá, etc.; todos ellos son factores importantes antes de la decisión final.

 

Fuentes de imágenes: YouTube  / Victor Mayans /  Hotel Conde Duque Bilbao