La decoración navideña ya ilumina balcones y terrazas, además de nuestras calles. Luces, trineos y renos, dorados, rojos y brillos tiñen el paisaje. Y el espíritu de las personas poco a poco se va inundando también de ese encanto que tiene la proximidad de la Navidad.

Quien no se encienda quedará en el anonimato en estos días. El hechizo navideño fascina a las personas. Es natural que allí donde vaya, la gente espera encontrar que allí se vive la Navidad, que el ánimo se va poniendo de fiesta. ¿Has comenzado a decorar tu restaurante con motivos navideños?

El restaurante debe mostrar que en su local también reina la ilusión de las fiestas. La Navidad tiene que entrar en él y recibir a los clientes con aires de celebración y de alegría.

No hay que olvidar que es época en que los amigos se reúnen para celebrar. También organizan sus fiestas especiales los empleados y las empresas. Nadie elegirá celebrar en un local austero y ajeno a la época. El propio local empuja las decisiones de los clientes; la decoración navideña generará el ambiente apropiado para esos momentos en los que los excesos no se juzgan.

Finalidad de la decoración navideña del restaurante

decoración navideña

Las personas se vuelven exigentes en Navidad. Es mucha la competencia en lo que a decoración se refiere. Este atractivo se vuelve un factor fundamental a la hora de elegir un restaurante.

Una decoración navideña apropiada transmite la idea de que el ánimo de todos está de fiesta. Y esto implica que se atenderá muy bien a los huéspedes. Si bien no existen recetas para decorar el restaurante en Navidad, el equilibrio y la armonía serán puntos de mira.  La idea es generar un ambiente cálido y acorde al momento en el que todos los clientes se sientan bien.

Ni ostentación ni carencia; se trata de encontrar el punto justo que satisfaga a las personas. Para eso es necesario tomar en cuenta el target de los visitantes habituales. Como siempre, este es un dato muy importante a la hora de elegir la decoración navideña para el restaurante.

Todo parte de un proyecto

La tarea de decorar el restaurante en Navidad no se reduce a preparar arbolitos, colgar guías de luces o figuras de Papá Noel. Tampoco se trata de vestir al personal de rojo o colocarles el tradicional gorro navideño.

La decoración navideña debe concebirse como un todo. El punto de partida es qué puntos del restaurante se quieren “vestir de Navidad”. ¿Las mesas? ¿El salón? ¿Algún rincón? ¿Todo? Esta es una de las decisiones iniciales.

A esta definición seguirán otras. Una de ellas es la de los colores que predominarán en la decoración. Es posible elegir entre los  clásicos rojo y verde, o combinaciones más modernas como plata y azul, rojo y blanco o verde y dorado. Todas las opciones son adecuadas siempre que se armonicen con el resto de los elementos decorativos.

Es preciso estar atento para no caer en exageraciones. Hay que recordar que la decoración navideña se agrega al restaurante sin romper su esquema de estilo que lo caracteriza. Es un agregado, no una sustitución. No se trata de cambiar la imagen del restaurante, sino de revitalizarla para que transmita el mensaje de las fiestas.

Navidad

Algunos tips útiles para la decoración navideña del restaurante

Una vez que se han definido estilos, lugares y colores, hay que elegir los ornamentos. Una buena selección de adornos estimulará las percepciones visuales y predispondrá a los clientes a disfrutar del momento.

Algunas sugerencias:

  • La Navidad debe percibirse desde el exterior. Cuando las personas pasen por la puerta del restaurante sentirán el impulso de entrar porque se sentirán envueltos por el espíritu de fiesta.

Vidrieras y escaparates deben vestirse de Navidad. Desde allí se produce la primera invitación al cliente. Si lo que ve en el exterior es atractivo, entrará. Guirnaldas con luces, adornos alusivos estarán mostrando que adentro la Navidad los recibe.

  • El árbol de Navidad es un clásico que siempre viene bien para vestir un rincón especialmente navideño. Sus colores deben armonizar con los elegidos para todo el decorado. Bolas con purpurina, guías de luces blancas o de colores, un puntero o estrella muy destacados son adornos adecuados. No puede quedar pobremente vestido. Es una buena idea depositar a sus pies pequeños suvenires que se obsequiarán a los clientes.

Para elegir el árbol es necesario tener en cuenta el estilo del restaurante. Existen árboles de muy diverso tipo, por lo que es posible optar por el más conveniente. Si es un local clásico y formal, convendrá un árbol frondoso y poco luminoso.

Si la ambientación es más moderna, se puede optar por un árbol minimalista y llamativo. Hay estructuras de hierro, de madera o cartón que imitan los árboles y que son excelentes para la decoración. El formato debe estar de acuerdo con el resto de la ambientación.

  • Si el restaurante es familiar y es habitual la presencia de niños, puede aparecer un Papá Noel real que animará a los pequeños. No debe olvidarse que muchas familias eligen el restaurante en función de los niños, y más aún en estas fechas. El encuentro con Papá Noel siempre es una nota llamativa.

La música y la decoración de las mesas

  • La música también es un elemento decorativo. Disponer de una música ambiental que recuerde estas fiestas tradicionales es un gran detalle. Los villancicos tradicionales y otras canciones alusivas pueden sonar ambientando el salón.
  • Los clientes pasarán tiempo en las mesas. Por tanto, son un foco importante al que hay que atender.
  • Si es posible, las mesas se vestirán con manteles y servilletas con detalles del color elegido como protagonista.
  • Un centro de mesa es una excelente opción. No debe ser demasiado voluminoso ni ostentoso. No debe distraer demasiado, porque el centro será la comida. Tampoco obstaculizará la visibilidad de los comensales. La simplicidad y el simbolismo son condiciones muy valoradas.
  • Las velas con alguna ramita de muérdago o abeto bastarán para dar un toque especial. También se pueden componer pequeños centros con nueces y almendras combinados con piñas. Estos adornos se retirarán al servir los platos y volverán a la mesa en el momento de servir los postres.
  • El espíritu navideño debe estar presente en el marketing durante esos días de diciembre. Por tanto, las imágenes de la web y de las redes sociales deben mostrar la decoración navideña del restaurante.

La observación global del local permitirá balancear los elementos decorativos y unificar el estilo.  Es importante que se preserven los valores que caracterizan al local.  Una decoración navideña no debe transformarse en una feria de colorines y de objetos colgados por todas partes. Ese es el concepto que no debe perderse de vista.

No sobrecargar el espacio, no agobiar al cliente y evitar obstaculizar el trabajo de los empleados son principios fundamentales a la hora de planificar la decoración navideña para el restaurante.