La máquina de hielo es parte del equipamiento básico de un restaurante y de un bar. El hielo se necesita todo el año, y la opción de comprar bolsas  es incómoda y antieconómica. Con la máquina es muy fácil y rápido fabricar los cubitos de hielo con la forma que se requiera. Serán de muy buena calidad y diseño, pues la tecnología de estas herramientas es muy moderna.

Por otra parte, el restaurante se asegura el control sobre todo el proceso de fabricación de los hielos. Aunque se supone que los hielos de bolsas suponen están elaborados con normas de calidad, no se puede estar totalmente seguro de eso. Después de que el producto sale de la fábrica, la bolsa pasa por otras etapas hasta llegar al restaurante, y en esa cadena puede perjudicarse.

Al elaborar el hielo en el propio local, se eliminan los traslados y las exposiciones a posibles contaminaciones. Se preserva la higiene desde el principio, garantizando que el cubito que se sirve al cliente reúne todas las condiciones de salubridad.

Y también hay una razón de ahorro que pesa. Aunque para disponer de una máquina de hielo hace falta inversión, a largo plazo se ahorra buen dinero.  Es también un beneficio de comprar una máquina de hielo. El hielo fabricado en el restaurante es más económico que el comprador.

Sugerencias para comprar una máquina de hielo para el restaurante

Antes de elegir la máquina de hielo para el negocio, es conveniente recopilar alguna información que ayude a la decisión.  Hay varios aspectos a tener en cuenta a la hora de la compra. Aquí vemos los principales.

Tipos de hielo que fabrica la máquina de hielo

Las máquinas que se ofrecen en el mercado  fabrican diferentes tipos de hielo: cubitos de hielo huecos, cubitos macizos, escamas o hielo picado, entre otros formatos.  Por supuesto que cuantas más opciones tenga la máquina, mayor será la inversión necesaria. Pero es un aspecto a tener en cuenta para que, a la hora de usarla, el restaurante cuente con el hielo que realmente le hace falta.

Cubitos de hielo restaurante

Capacidad de producción

La capacidad de producción de una máquina de hielo se mide en kilos diarios que fabrica. Esta condición es fundamental, porque de ella depende el abastecimiento del restaurante.  Cuando se analicen máquinas de hielo, hay que pensar muy bien en las necesidades del local. Seguramente no serán las mismas en los distintos momentos del día, ni en los días de la semana. Quizás se consuma más hielo en verano que en invierno.  Para asegurar el rendimiento de la máquina, el consejo es calcular las necesidades de las horas de máximo consumo en el negocio.

Capacidad de almacenamiento

Hay máquinas de hielo que fabrican pero no almacenan, y, por tanto, no tienen depósito de almacenaje. No es imprescindible que el equipo cuente con almacenamiento, pero se facilita el movimiento y la tarea, especialmente en los momentos de gran agitación.

Instalación y espacio

Toda máquina de hielo requiere de algunas condiciones para su instalación. Debe existir el espacio adecuado para ubicar la máquina y a su vez, ofrecer espacio suficiente para las conexiones eléctricas, de alimentación de agua, de desagüe. Se necesita buena circulación de aire alrededor de la máquina. La máquina no puede instalarse cerca de equipos que generen calor ni estar expuesta directamente al sol.

Es fundamental tener todos estos datos presentes para elegir la máquina de acuerdo a la situación del local.

Tipos de máquinas

Se ofrecen en el mercado diferentes tipos de máquinas de hielo. Evaluar las diferencias pensándolas en función de la actividad del restaurante ayudará a la decisión final. Aquí analizamos los tres tipos que más frecuentemente se eligen.

  • Máquina modular.  Es el modelo básico. Viene en diferentes tamaños y con distintas tasas de producción de hielo. El depósito de almacenamiento es una unidad separada. Generalmente, la máquina se ubica sobre la parte superior del depósito de hielo, como si fuera una sola pieza. La posibilidad de separarlas facilita la limpieza y el mantenimiento.
  • Máquina de hielo autónoma. En la misma caja incluye la herramienta para fabricar el hielo y la bandeja de recogida, que conforman una unidad individual. Ocupa menos espacio físico, pero tanto la producción como el almacenamiento son menores que las de las modulares.  La diversidad de tamaños, hace que sea una opción práctica, pues seguramente se encuentre el tamaño deseado.
  • Máquina bajo mostrador. Es un equipo pequeño ideal para tener bajo la barra del bar del restaurante. Es práctica, especialmente cuando hay problemas de falta de espacio en el local, pues ocupa poco espacio físico. Tienen tasas de producción inferiores y su capacidad es sensiblemente menor que las unidades autónomas de mayor tamaño. Esto obliga a fabricar hielo más veces, con el gasto energético que esto implica.
Máquina de hacer hielo

Sistemas de refrigeración

Las máquinas de hielo pueden tener sistemas de refrigeración por agua o por aire.  La refrigeración por agua, utiliza un gran volumen de líquido, lo que puede ser un problema en los lugares donde es escasa o cara. En algunas ciudades del mundo este sistema está prohibido. La refrigeración por aire causa menor impacto sobre el medio ambiente. El calor de los serpentines de calefacción de la máquina se libera a través de las rejillas de descarga de aire.

Comparte