Un consejo práctico y útil: aprovecha el espacio de tu restaurante. Este es asunto que puede ocuparte bastante tiempo, pensamientos, planificación y esfuerzos, pero que será beneficioso y merecerá la pena. La idea es optimizar el lugar disponible a fin de que se mejore el rendimiento.

Un restaurante se suele componer de una cocina y de varios espacios para clientes, zonas de almacenamiento y preparación de alimentos, etc. Todos tienen un salón comedor y  muchos una o varias barras. Algunos disponen también de terraza. Visualizar todo el conjunto y cada sector te permitirá lograr una integración que cumpla con el objetivo de aprovechar mejor los espacios.

La organización de estas zonas supone lograr la armonía entre la distribución del mobiliario, la fluidez de la movilidad del personal y la comodidad de los clientes.

Si el tránsito de los camareros de obstaculiza, el servicio se perjudica. Si las mesas están muy cerca, los clientes se sienten invadidos y pierden su privacidad.

Aprovecha el espacio. ¿Cómo?

organización espacio

Si por falta de lugares disponibles las personas se van, son ingresos que se pierden. Si los clientes están tan juntos que parece que comparten mesas con desconocidos, se irán o no volverán más debido a la mala experiencia. También es dinero que se pierde.

Por tanto, aprovecha el espacio, haz que esos metros cuadrados logren albergar cómodamente la mayor cantidad posible de personas. No es fácil calcular este aspecto. ¿Cuánto lugar necesita una persona?, ¿qué sectores deben quedar libres de muebles para garantizar la fluidez de los traslados de camareros y clientes?, ¿qué tipo de muebles es el más adecuado y dónde ubicarlos? Las respuestas a estas y otras preguntas permitirán elaborar un proyecto de ocupación del espacio.

Aprovecha el espacio en el salón comedor

El comedor es el espacio tradicional donde los comensales se ubican para disfrutar del momento de la comida. En él pasarán bastante tiempo y, por tanto, es uno de los aspectos que más recordarán del local. La visión general de confort que el cliente recibe cuando ingresa, generará ya una predisposición y una valoración.

Esta sala es también el lugar en el que se realiza la interacción personal-clientes. Por tanto, debe ser una zona cómoda para ambos.

El aspecto clave en el salón es la distribución de las mesas. Si el salón comedor es pequeño, las mesas cuadradas permiten mejores combinaciones. Pueden habilitarse para dos personas o unirse varias para grupos mayores. La observación de las características de los clientes habituales será un dato importante a la hora de esta planificación.

Consejos para la distribución del comedor en tu restaurante

aprovechar espacio

  • ¿Suelen acudir parejas a tu establecimiento? Entonces predominarán las mesas para dos. Ubicarlas junto a las paredes, economiza y aprovecha espacio.
  • ¿Es frecuente que coman en el restaurante grupos de amigos o compañeros de trabajo? Se tendrán dispuestas algunas mesas para más personas. Es interesante la posibilidad que ofrecen las mesas cuadradas pequeñas, que pueden estar preparadas para dos pero que si se unen se transforman en mesas grupales.
  • La ubicación de las mesas en diagonal es apropiada para espacios muy reducidos. De este modo las mesas estarán cerca unas de otras pero no se afectará la privacidad de los clientes. Quedarán establecidos también los pasillos para caminar.
  • Es importante establecer espacios libres para el tránsito. El tamaño de estos pasillos dependerá del local, pero lo aconsejable es que se encuentre entre 71 y 91 cm. Los camareros van cargados de bandejas y de platos, por lo que necesitan espacio.
  • ¿Cuál es la distancia aconsejable entre las mesas o entre los respaldos de las sillas si están enfrentados? La distancia mínima estándar se ha fijado entre 56 y 61 centímetros, siempre que por este espacio libre no tengan que circular los empleados. Sin embargo, los restaurantes más cuidadosos suelen dejar una distancia mayor a los 90 centímetros.
  • Es frecuente en los restaurantes actuales utilizar bancos continuos pegados a la pared o a separadores. Con esta opción se evitan los espacios entre los respaldos de los asientos. Generalmente se trata de asientos Los tabiques separadores generan también una sensación de intimidad que hace que la estancia de las personas se prolongue y gasten un poco más.

La barra: una opción para aprovechar el espacio en un restaurante

Históricamente, las barras fueron propias de los bares y cafeterías.  En la actualidad se ha puesto de moda habilitar la barra no solo para un trago, sino también para almorzar o cenar.

la barra

A algunos clientes les agrada instalarse en la barra para sus comidas. Los solitarios se sienten menos visibles y algunas parejas y pequeños grupos de amigos consideran la barra más divertida, pues sienten que allí el momento se vive como más informal.

Por tanto, si todavía no lo has hecho, aprovecha el espacio en tu restaurante habilitando una barra para que los clientes disfruten los platos de tu carta en ella. Es una excelente estrategia para maximizar el rendimiento del espacio.

Los restaurantes  más osados incluso disponen de barras temáticas, generalmente circulares, en cada una de las cuales se sirve un tipo de platos en especial.

¿Qué ventajas ofrecen las barras en los restaurantes?

  • Los clientes se ubican alineados. Generalmente, los asientos son taburetes que ocupan poco lugar, y por tanto economizan espacio. Es necesario dejar un mínimo de medio metro de espacio libre entre los taburetes.
  • No se realizan grandes desplazamientos para servir a los clientes. Un solo camarero es capaz de atender a muchos clientes en un reducido espacio.

Si el restaurante dispone de terraza…

La terraza es un espacio que permite más posibilidades de ahorro de espacio. El mobiliario destinado a las terrazas es menos formal. Generalmente se utilizan sillas apilables, lo que permite disponer de mayor espacio libre cuando se espera poca gente.

La decoración puede hacer de la terraza el lugar elegido por grupos determinados. Lograr una ambientación desestructurada y moderna, por ejemplo,  hará que los jóvenes la elijan, y esto beneficiará la distribución de los clientes.

Al igual que sucede en el salón principal, deben reservarse pasillos para el libre tránsito y para que los clientes se sientan cómodos. Aunque son ideales para la temporada estival, existen actualmente sistemas de cierre y de climatización que permiten usarlas todo el año.

Aprovecha el espacio de tu restaurante: la cocina

La organización de espacios en la cocina impactará en el funcionamiento del restaurante. El trabajo del cocinero y sus ayudantes deberá realizarse con fluidez y sin obstáculos, para que los platos lleguen bien y en poco tiempo a los comensales.

En la cocina de un restaurante se reconocen cuatro áreas de trabajo: zona de preparación, zona de cocinado, zona de almacenamiento y zona de lavado. Organizar el espacio para que las tareas específicas de una zona se realicen sin entorpecer las de otra, exige una correcta planificación.

Un aspecto determinante es la amplitud del lugar.  Hay que seleccionar bien el mobiliario y las máquinas adecuadas para evitar dolores de cabeza; no es estético, por ejemplo, sobrecargar el ambiente de muebles.

El mercado ofrece hoy múltiples opciones que permiten economizar espacio y que ofrecen múltiples prestaciones. Es cuestión de investigar y de decidir la más conveniente.

El aprovechamiento del espacio de un restaurante no se logra instantánea ni caprichosamente. Se requiere tiempo para conocer el sistema del restaurante, su funcionamientos, la dinámica de clientes y empleados. Aunque siempre se buscará el mejor rendimiento, el objetivo debe ser siempre el bienestar de los clientes.

 

Fuentes de imágenes: Restaurante El Lago Marbella  /  ABC.es  /  Flickr  /  Vanitatis – El Confidencial