El Maitre es el gran organizador de la sala del restaurante. Desempeña un rol fundamental en la primera línea del local: la atención del cliente. Su sola presencia impone cierta jerarquía al lugar y asegura al visitante una estancia armoniosa y distendida.

Está comprobado que la figura del Maitre promueve la fidelización de los clientes. A la gente le agrada ser bien atendida y sentir que alguien está pendiente de sus necesidades. Cuando un restaurante le ofrece esa atención, seguramente vuelve.  Y esa persona que trata a los visitantes como reyes, que recuerda sus preferencias y hasta sus nombres y detalles de sus vidas, es, precisamente el Maitre.

¿Cómo percibe el cliente al Maitre?

Un cliente que entra en un buen restaurante, normalmente es atendido por el Maitre. Este lo saluda cordialmente y lo acompaña hasta la mesa que se la asignado. El comensal que no conoce del funcionamiento de un restaurante, puede pensar que a eso se limita su función.

Sin embargo, durante su estancia en el comedor, el cliente verá al Maitre ir y venir hablando con unos y con otros, acercándose a algunas mesas, acompañando a los camareros.  Seguramente este observador sentirá que la función de ese profesional es relevante en el lugar. Notará que es un referente en el comedor al que se atiende y se consulta. Y, de hecho, lo es.

La función de este gran profesional no se limita a generar esa imagen de organización que el cliente percibe cuando ve al Maitre en acción. Aunque generar esa imagen también es muy importante.

La figura del maitre

Funciones del Maitre

No todo es apariencia en el trabajo del Maitre. Por el contrario, lo que se ve es el resultado de su trabajo. Una sala que funciona bien y clientes que viven experiencias exitosas son la consecuencia de todo un trabajo previo del jefe de sala.

En términos generales, el Maitre es el encargado de asegurar el buen funcionamiento del salón comedor. Esto implica un abanico de acciones:

  • Organiza los equipos de trabajo y planifica la tarea de cada una de las personas que se desempeñan en la sala.
  • Prepara y supervisa al personal.
  • Es el responsable de las relaciones públicas. Recibe, acompaña y despide a los clientes.
  • Anticipa problemas y, si ocurren, los soluciona armoniosamente.
  • Supervisa el estado de higiene del local.
  • Coordina el comedor con la cocina, a través de un estrecho contacto con el área de elaboración.
  • Controla inventario de materiales y de bebidas.
  • Actúa como un coordinador general que permite que el restaurante funcione bien.

¿Qué cualidades se requieren para cumplir estas funciones?

La tarea del Maitre supone estar expuesto permanentemente a muchos factores de tensión y de presión. Esto hace que no todas las personas sean aptas para este rol. El trabajo del Maitre no es un trabajo para desempleados; es realmente una profesión que requiere capacitación y condiciones personales específicas.

¿Qué condiciones debe reunir un Maitre?

El maitre en el restaurante

  • Formación profesional

El Maitre debe ser un profesional con formación académica en hostelería. Su especialidad es la rama de sala. Es una formación muy completa que incluye el desarrollo de diversas habilidades:

  • Cultura gastronómica, nociones de gastronomía internacional.
  • Idiomas.
  • Técnicas de gestión y de ventas.
  • Relaciones humanas.
  • Formación en protocolo de servicio al cliente, diplomacia, ‘saber estar’.
  • Estrategias de liderazgo.
  • Conocimiento de vinos y enología.
  • Conocimientos de informática a nivel de usuario.

Cada una de estos aspectos de su formación tiene que ver con su área de trabajo. Es la que le permite controlar el sector a su cargo y sus vinculaciones con el resto de las áreas del restaurante.

  • Condiciones personales

La capacitación es fundamental, sin dudas. Pero un Maitre profesional se forma en base a condiciones que hacen a la persona.

  • Capacidad de observación y empatía

El Maitre tiene que ser un observador permanente y minucioso.  Esta capacidad (que se puede trabajar y desarrollar) le permite anticipar la situación de la sala y de los comensales.  Gracias a ella detectará defectos en la higiene del local o en el desempeño de los camareros, por ejemplo.

También podrá adelantarse a posibles problemas con los clientes. El Maitre debe comprender y satisfacer las necesidades de los clientes, y eso es posible observándolos. Así logrará percibir sus expresiones de satisfacción o de desconformidad, y podrá evitarles una experiencia incómoda. Si un cliente se va con una mala imagen del restaurante, todo el negocio pierde… y gran parte de la responsabilidad será del Maitre.

  • Condiciones de liderazgo

El Maitre es un líder en la sala. Gestiona el equipo de camareros y de auxiliares que en ese espacio se desempeñan; por lo tanto, tiene que ser capaz de ejercer un liderazgo efectivo.

Si bien un líder se construye, las cualidades personales de base son fundamentales. Las habilidades sociales y comunicativas son imprescindibles. Para gestionar un equipo es necesario conocer a cada una de las personas, identificar sus fortalezas y sus debilidades, tener presente su carácter y su personalidad.

No hay que olvidar que el líder se le sigue por reconocimiento, no por obligación. Y ‘ganarse’ ese reconocimiento de los demás requiere de personalidad y estrategia.

  • Equilibrio y control emocional

El Maitre trabaja bajo presión. Atiende a todos y soluciona todo. Hay clientes que siempre complican las cosas: están los desconformes eternos, los que tratan a los empleados como sus esclavos, los que se quejan por todo. Todos ellos tienen que ser atendidos con la misma amabilidad y buena disposición.

La totalidad de la clientela tiene que irse con la sensación de que fueron bien atendidos, el trabajo a disposición del público es estresante. Se requiere de buen control de emociones para sentirse a gusto y tener buen desempeño en él. 

Un buen Maitre hará que el personal trabaje motivado, respaldado y cómodo, con ello logrará que el comensal se sienta especial, valorado y que viva una experiencia feliz. Esos son objetivos básicos de la presencia del Maitre en el restaurante.