Es un hecho mundialmente reconocido que el agua es fundamental para la vida. Durante mucho tiempo este líquido vital permaneció ausente de discusiones y fuera del radar del interés general. La disponibilidad de agua de grifo fue siempre tan natural que ni siquiera se pensaba en su importancia.

En estos últimos años el asunto del agua se ha vuelto centro de debates, e incluso de reclamaciones. Es así que la mayoría de los países del mundo han legislado para regular el uso del agua en sus territorios; España también lo ha hecho.

La Ley de Aguas española fue promulgada en el año 2001 y desde entonces regula el uso del agua en toda la nación. Este marco regulatorio intenta preservar los recursos hídricos para asegurarlos al uso público.

El agua del grifo ¿un derecho o una mercancía?

Con la intención de poner en valor el agua para el ser humano y de asegurarla para todos, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura ha establecido el Día Mundial del Agua, que se celebró el 22 de marzo.

En ese día especialmente se hicieron oír las voces de muchas organizaciones que defienden el derecho al agua. Según los distintos marcos jurídicos, todas las personas deben disponer de agua potable en el momento en que la requieran.

El agua de calidad es un derecho básico, no una mercancía. Este es el sentir de mucha gente y los sistemas políticos han empezado a escuchar esa opinión.  Van surgiendo campañas y propuestas que intentan promover el consumo de agua de grifo y el ahorro en el gasto indiscriminado del vital elemento.

Agua del grifo gratuita para todos

En varios países del mundo el agua del grifo para beber es gratuita. En algunos, como Estados Unidos y Francia,  en restaurantes y bares siempre hay disponible una jarra con agua  para la bienvenida de los clientes.

El agua del grifo filtrada, envasada en prolijos botellones o jarras de vidrio o de cristal, va adquiriendo cada vez más prestigio social. Consumirla se ha vuelto no solo un asunto de economía personal, sino de protección ambiental.

Cada vez más son los restaurantes, cafeterías y bares, que incluyen el agua del grifo para acompañar su propuesta gastronómica. La ofrecen gratuita, fresca, en envases agradables y algunos hasta le agregan rodajas de limón u hojas de menta si el cliente así lo prefiere.

Conciertos, eventos y el agua del grifo gratuita

La necesidad de tomar agua se acentúa cuando los jóvenes permanecen en los conciertos, festivales y espectáculos musicales masivos. Es frecuente que las bebidas alcohólicas que consumen sumadas a la ingesta de sustancias tóxicas, aceleren los procesos de deshidratación.

¿Qué dice la ley?

La legislación española con respecto al agua varía según sus comunidades autónomas y sus provincias Algunas de ellas ya están dando pasos avanzados, otras permanecen a la expectativa. Un caso destacado es el de Andalucía.

A principios de este año, la Junta de Andalucía aprobó el proyecto de Ley para la promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada.  Una medida clave en esta norma es exigir a los bares y restaurantes que ofrezcan a los clientes agua de grifo gratuita.

Según la normativa andaluza para restaurantes y locales públicos, no basta con poner a disposición un grifo. La norma especifica que el agua debe ser ofrecida en un recipiente acompañado de vasos.

Otras Comunidades Autónomas y provincias como Zaragoza, Granada, Pamplona y Mallorca siguen un camino similar. Han surgido iniciativas  y proyectos que apuestan al  agua del grifo para consumo humano. Todos incluyen la obligación de bares y restaurantes de poner a disposición de los clientes recipientes con agua fresca y vasos.

Foro Alternativo Mundial del Agua (FAMA)

En marzo de este año, se celebró en Brasilia, Brasil, el  Foro Alternativo Mundial del Agua. El debate central de este encuentro de naciones se centró en los problemas relacionados con la mercantilización y el acceso al agua en el mundo.

Bajo el lema “Agua es un derecho, no una mercancía”, todos los pueblos del mundo fueron convocados a participar. En todas las propuestas se puso sobre la mesa la necesidad de disponer de agua de grifo gratuita para beber en todos los lugares en donde haya gente.

Esta presión social va a continuar impactando sobre los restaurantes y bares.  Clientes y posibles clientes miran con muy buenos ojos que un establecimiento gastronómico ofrezca agua de grifo gratuita a sus clientes.

La oferta de agua de grifo gratuita se transformará, en poco tiempo, en un motivo determinante de la elección del público.  Lo mejor para nuestros restaurantes es prepararnos para estos cambios.

Opiniones de todo tipo

Poco a poco van surgiendo argumentos que se oponen a la obligación de ofrecer agua de grifo gratis. Se basan en que servir agua, aunque sea del grifo, implica costes para la empresa.

Estas opiniones afirman que el local tiene costes fijos, que hay gastos de la persona que la sirve, que el lavado y la sustitución de los recipientes también cuesta dinero. Ellos entienden que corresponde servir agua si alguien lo solicita, pero no tenerla disponible en forma gratuita obligatoriamente.

El debate continúa. A estas opiniones se suman las de los ecologistas, que argumentan pues  el proceso de envasado del agua que se vende perjudica al ambiente. El motivo principal de preocupación es que la mayoría de los envases son plásticos descartables.

Lo bueno de todo esto es que el agua está ya está en la consideración de la opinión pública y de todos los sectores del mundo; y que por fin se la ve como un recurso limitado que es imprescindible y que hay que cuidar.