¿Cómo reacciona el equipo de cocina y sala cuando hay que atender un grupo en tu restaurante? ¿Están los empleados preparados para ofrecer un buen servicio? ¿O se desesperan y actúan desordenadamente?

La entrada de un grupo en tu restaurante es una buena oportunidad para el negocio.  Si la experiencia de los clientes es satisfactoria, será posible que vuelvan. Además, recomendarán el lugar.  Por lo tanto, hay que preparar al equipo, al establecimiento y el menú, para estas ocasiones.

Consejos para el servicio a un grupo en el restaurante

Los clientes que llegan en grupo al restaurante, seguramente buscan más que comida. ¿Cómo manejar la situación cuando un grupo llega al restaurante? Veamos algunas sugerencias:

  • La bienvenida siempre predispone a las valoraciones positivas.  Por lo tanto, será bueno recibir al grupo con calidez. Aunque uno de sus integrantes generalmente lidera a los demás, es importante atender a cada uno individualmente. Cada persona requiere atención, y esta atención no se anula porque forme parte de un grupo.  Los requerimientos especiales de cada cliente, sus preferencias y necesidades, deben ser considerados y satisfechos.
  • Es fundamental anticiparse a su elección de lugar y sugerir el más apropiado. El espacio cómodo y suficientemente amplio es importante.  Muchas veces los grupos son ruidosos, y deben poder disfrutar de sus risas y charlas. Pero hay que preservar también la tranquilidad de otros clientes.  Por eso es conveniente tener siempre en reserva algunas mesas disponibles para grupos.
  • Si la carta contiene opciones para grupos a precios promocionales, será todo un éxito. Quizá ofrecer algunas variantes de entradas y de platos calientes especialmente propuestos para grupos sea un rasgo diferenciador.  El diseño de esta carta especial para grupos debe ser muy claro. Las personas se distraen cuando van en grupo, y, por tanto, hay que asegurar que se entienda bien la propuesta. Si no es así, los camareros se volverán locos con las preguntas y todo se desorganizará. Hay grupos a los que les gustan los platos compartidos y colectivos. Hay que tenerlo en cuenta.

Equipamiento y cantidad de camareros

  • El restaurante debe tener disponibilidad de mesas, sillas, vajilla y cubiertos.  Especialmente hay que tener mesas que puedan unirse para formar una sola más grande.  Y un espacio en el local para armar esta estructura.
  • La cantidad de camareros que atenderán al grupo en el restaurante dependerá del número de sus integrantes.  Pero es conveniente que sea más de uno. Todos los clientes tienen que estar servidos en el mismo momento. Todos preguntarán cosas diferentes, pedirán aclaraciones y sugerencias y querrán ser atendidos con prioridad. Por ello, especialmente mientras deciden las demandas, es conveniente que cuenten con camareros que no los hagan esperar.
  • Cuando hay reserva previa para el grupo, por ejemplo a través de una central de reservas, todo se simplifica bastante. El lugar estará previsto con anticipación y el cocinero estará prevenido. Pero cuando se presenta un grupo al restaurante sin previo aviso, hay que estar preparado y es necesario afrontar los imprevistos. Para esto, hay que entrenar al personal, para que sepa cómo actuar en estos casos sin desesperar. El grupo tiene que sentir que es bienvenido y que todo está bien. Si percibe nerviosismo o desesperación, abandonará el lugar. Las consecuencias a la hora del marketing serán fatales.