El coronavirus ha impuesto nuevos modelos de hacer las cosas. La tecnología se transforma en una herramienta fundamental para todo o casi todo. En este contexto, la posibilidad de efectuar las compras a los proveedores online está siendo muy aceptada por los restauradores.

Los proveedores han tenido que subirse a la ola del e-commerce que se instaló en el mundo. Las personas se acostumbraron a comprar por internet. Las empresas de todos los sectores han habilitado plataformas de compras para adecuarse a la nueva realidad. Y esta tendencia abarcó a los minoristas y también a los mayoristas.  

¿Qué pasó con los proveedores durante la pandemia?  

Una tarea de la gestión a la que hay que prestar atención permanente es el sistema de compras.  Los proveedores desempeñan un rol fundamental para que todo funcione bien. De ellos depende en gran medida que los insumos estén disponibles cuando se los necesita.

Una buena elección de proveedores impacta también en la economía del negocio.  Elegirlos bien siempre ha sido importante, y quizás esta elección se complica un poco en tiempos de coronavirus.  Muchos restaurantes se vieron obligados a reorganizar el sistema de aprovisionamiento.  Tanto los  que  mantuvieron sus cocinas abiertas como los que  cerraron y ahora están recomenzando,  tuvieron que rearmar sus dinámicas y métodos de compras.

El coronavirus ha impactado de lleno en el sector de los proveedores. Al igual que sucedió con tantos otros negocios, muchos clausuraron sus empresas.  La inactividad aniquiló a algunos y dejó a otros en pausa, esperando que los tiempos mejoren.  Se ha parado el ritmo de las importaciones, el tráfico dentro del todos los países también se ha disminuído.  Muchos proveedores se desabastecieron por la imposibilidad de conseguir sus productos.

Compra a tus proveedores online, tras el coronavirus

Las compras a los proveedores online: el salvavidas

En este escenario tan negativo, las compras a proveedores online se visualizan como solución al problema para compradores y también para los vendedores.  Aunque las grandes tiendas estén cerradas, les es posible continuar vendiendo. Por otro lado, los restauradores pueden aprovisionarse de todo lo que necesitan. Con la más alta tecnología por delante, esta modalidad ha llegado para quedarse más allá del coronavirus.

Algunos proveedores  han desarrollado proyectos para apoyar a la hostelería.  Heineken, la cervecera, es uno de ellos, y dispone de ofertas y sistemas de pago muy convenientes. El Tenedor ofreció su software de reservas totalmente gratuito con el fin de contribuir a reducir costes.   Just Eat, la empresa de delivery, ha dispuesto un paquete de emergencia para los restaurantes adheridos.  Son proveedores que apuestan a la restauración y que aportan para su supervivencia, y siempre es bueno tenerlos en cuenta.

¿Qué se debe atender al realizar  las compras a los proveedores online?

El sistema de compras a distancia no implica renuncia a la calidad y a los buenos precios. Tampoco supone incumplimientos de promesas y de plazos.  Si bien puede no haber una cara visible, la marca de la empresa cumple ese rol.  Algunas sugerencias para tener en cuenta:

  • Cuando se inician negociaciones con los proveedores que venden online, el primer paso es informarse acerca de sus antecedentes. Comprobar su reputación, pedir referencias, consultar a otros clientes, buscar datos, son tareas previas que evitan desilusiones y problemas.

También es útil visitar la sección informativa del sitio online, con calma y mente abierta.  Generalmente en esa sección se exponen los principios y los valores que sostienen a la empresa. Asegurarse de que la empresa esté al día con las normas de seguridad alimentaria, es siempre prioritario.

  • Es necesario conocer bien el sistema del que dispone el proveedor para concretar las compras de sus clientes. Será preciso visitar la plataforma y observar el mecanismo de las ventas. Las compras online no deben complicar la vida del gestor. Hay plataformas muy prácticas en las que solo hay que marcar los productos, indicar cantidades y se va armando el pedido. Otras, en cambio, requieren escribir producto y marca del mismo tomando como base una lista.  Aunque parezca un tema menor, no lo es, porque  la economía de tiempo es necesaria.
  • Hay que observar si el proveedor dispone de las marcas de los productos que se prefieren en el restaurante y, si no es así, qué alternativas ofrece.  Hay cocineros muy aferrados a determinados productos que han descubierto ventajas de tal o cual marca y que reniegan de los cambios.
Compra online

Precios, pagos, plazos de entrega

  • Los precios son un asunto clave para comprar a los proveedores online.  ¿Se establecen pagos extra por el envío? ¿Hay descuentos promocionales por compras de determinado volumen de mercaderías? ¿Se asegura la cadena de frío de los congelados y de los productos que lo requieren?  Hay que pensar que muchas veces el precio supone calidad.  Intentar economizar sin atender a las condiciones en las que los productos llegan al restaurante,  puede atentar contra el servicio.
  • Es necesario considerar muy bien los plazos de entrega.   Este es otro punto fundamental, y debe ser tenido en cuenta en la organización de las compras. ¿Con cuánta anticipación hay que hacer la compra online para que los productos lleguen a tiempo?  ¿Cuáles son los días de reparto? ¿En qué horarios entregan?  ¿Se puede coordinar los días y horarios más convenientes para el restaurante?  La distribución de las compras online impacta en la organización, así que, no hay que dejarla de lado.
  • El sistema de pagos es otro asunto a atender.  En estos tiempos de crisis hay proveedores online que han creado planes de pago especiales. La idea es apoyar a los restauradores en su reapertura.  Siempre la mejor opción será el pago en el momento de la descarga de los insumos,  por sistemas online, tarjeta o efectivo. También se puede optar por transferencias a fin de mes.  Quizás haya momentos en los que se requiera algún plazo, y será bueno conocer si existe esta posibilidad.
  • La cercanía es otro factor a considerar, especialmente cuando se compran productos frescos.  Cercanía del proveedor y de la producción de lo que se le compra. Aunque la compra se realice vía internet, los productos pasan tiempo en traslado, y pueden deteriorarse.  Además, si el traslado viene de más lejos, costará más. 

Diseñar la estructura de proveedores online lleva un poco de tiempo al principio, pero si se ha elegido bien, el sistema funcionará de forma fluida.