El producto estrella de toda cafetería es, desde luego, el café. Por esta razón, la correcta selección del café es clave al momento de abrir una cafetería. Cuando el café que se sirve posee consistencia y calidad, los amantes de esta bebida podrán encontrar una taza tan especial, al punto de convertirse en fieles clientes del local.

Para poder seleccionar el mejor producto entre todas las variables que existen en el mundo del café, hay que conocer y estudiar cuál es el foco del negocio en lo que al tipo de café se refiere.  ¿Tienes un buen café en tu restaurante?Con estos consejos, y convertir tu cafetería en un lugar de referencia para los amantes del café. ¡Buena suerte en tu emprendimiento!

¿Por qué es importante elegir un buen café para una cafetería?

El café es la bebida más consumida alrededor del mundo, después del agua. Puede tomarse por la mañana antes de iniciar el día, para cerrar cada comida o a media mañana para hacer una pausa en el trabajo. También puede ser el complemento perfecto para compartir una tarde con amigos o para tomar un momento de descanso a mitad del día.

Son muchos los factores sociales y cotidianos con los que se suele relacionar al café, por esta razón es tan importante ofrecer una o varias opciones de café de calidad en la cafetería. En cualquier negocio de hostelería la experiencia es clave, por eso hay que procurar que el café que se sirve en la cafetería imprima un sabor inolvidable en el paladar.

¿Cómo elegir el mejor café para una cafetería?

Cada cafetería tiene su propio carácter y público objetivo, por esta razón, la elección del café dependerá de los gustos y preferencias de los clientes. Estas son las 5 claves para poder elegir el café perfecto para tu cafetería.

El mejor café

1. Definir qué sistema se utilizará, ¿grano o cápsula?

El primer punto que hay que tener en cuenta es el sistema que se va a utilizar. El café recién molido siempre será una excelente elección, pero si el consumo del negocio durante la semana en ocasiones es bajo, lo mejor será apostar por un café que se pueda mantener guardado, sin que se oxide por dejarlo mucho tiempo en la tolva del molino.

De igual manera, es necesario comprender que existen diferentes blends o mezclas que permiten obtener un gran abanico de sabores y aromas.

2. Escoger un buen café

La opción está entre un café natural 100 % arábica del mismo origen o un blend. Los blend o “mezclas” se compone de varios cafés diferentes de diversos lugares o fincas. Por lo general, los blend pueden contener hasta cinco cafés distintos y cada uno de ellos le aporta un sabor y aroma diferente, pero siempre predominará uno sobre el resto para ofrecer un sabor estable.

Las dos especies principales de café son la arábica y la robusta, las cuales tienen diferencias claves de sabor. La arábica suele ser más popular por su sabor complejo y por sus aromas, ya que recuerdan a chocolates, fruta, regaliz, flores… La especie robusta, en cambio, suele desprender aromas con notas a madera, frutos secos o cacao.

¿Qué mezcla o blend elegir?

Antes de elegir un blend, es necesario comprender el mercado al cual se le vende. ¿Los clientes buscan sabores tradicionales o algo diferente? ¿Prefieren beber su café con o sin leche?

En función a las necesidades del cliente, se deberá elegir entre un 100% de Arábica o una mezcla de Arábica y Robusta. Pese a que Arábica es más delicado y complejo, una mezcla de arábica y robusta puede ser una buena elección porque añade cuerpo y crema, es decir, mayor intensidad.

Lo ideal es elegir cafés que hayan sido evaluados por catadores expertos y probar los diferentes orígenes para poder apreciar los sabores que el cliente acabará probando. Estas son algunas consideraciones que debes tener presente:

  • Los granos deben ser homogéneos en su maduración
  • La especie arábica debe predominar frente a los robustas, por eso se recomienda elegir un blend con alto porcentaje de arábica. Cuanto más arábica menos cafeína, y esto es positivo no sólo por la salud, sino porque permite una mayor repetición de consumo en la cafetería.
  • Tanto si se ofrece una carta amplia o una corta, pero con variedades bien definidas, se recomienda elegir varias opciones de sabor para ofrecer.
  • Los cafés de especialidad también son una gran apuesta, sobre todo, porque llevan una gran trazabilidad desde la siembra de la planta hasta que se sirve en una taza. Además, se tratan de productos que se producen de forma justa en todo su proceso.

3. Desglosar los perfiles de tueste

Un perfil de tueste no muy intenso es la mejor elección para lograr una taza de café con sabor agradable y compleja en aromas. Por lo general, las mezclas para expreso se tuestan con más intensidad para reducir la acidez y crear más cuerpo y dulzor.

Para las bebidas lácteas “más largas”, un perfil de tueste más intenso u oscuro es el ideal porque ayudará a que el sabor del café se haga notar. Pero, cuando se trata de paladares exigentes, se recomienda utilizar un tueste más claro que permita resaltar los sabores únicos del café.

4. La molienda, el agua, el brew

Otro de los aspectos que se deben tener en cuenta al momento de seleccionar café para una cafetería son:

  • Tipo de molienda. Existen diferente tipo de moliendas, entre ellas, la gruesa, la media y la fina y su elección dependerá del tipo de extracción que se use. El grado de molienda afectará el resultado final de la bebida.
  • El agua. El agua es otro de los elementos que actúa con el café, pues representa más del 90% en cantidad. Por esta razón, es importante que sea de calidad: agua inodora, incolora e insípida.
  • Tipo de brew (extracción del café). Existen muchos métodos diferentes, chemex, V60, café de filtro, cafetera de émbolo, etc. Cada uno de ellos ofrece resultados diferentes en el sabor y densidad del café.

5. Elegir un buen proveedor

Contar con buen proveedor de café para la cafetería siempre marcará la diferencia, pues será él quien seleccione y tueste el café que se venderá. Este punto es muy importante porque, de esta manera, se podrán obtener tuestes más frescos con fechas más recientes en lugar de café con tueste industrial en grandes lotes.

Ofrece café de especialidad

El café de especialidad se refiere a aquellos cafés que se han cultivado, procesado y preparado de manera excepcional. Estos cafés suelen tener sabores y aromas más complejos y están catalogados con una puntuación superior a 80 en la escala SCAA (Asociación de Cafés Especiales de América). Ofrecer café de especialidad en tu cafetería te permitirá diferenciarte de la competencia y atraer a clientes que buscan una experiencia única y de alta calidad.

Lo ideal es elegir un proveedor que ofrezca distintas variedades, pues de esta manera será más fácil adaptarse a lo que el cliente pida. En caso de optar por granos blend, es importante escoger entre diferentes alternativas para así poder encontrar con el que más se acerca a lo que se busca.

Por último, pero no menos importante, hay que asegurarse del manteamiento de la máquina. Por lo general, es el proveedor quien se encarga de abastecer de la maquinaria a sus clientes y, por tal motivo, es su deber enviar a los técnicos especializados para hacer el mantenimiento correspondiente. Al mantener la cafetera y los molinos siempre en perfecto estado, la cafetería será más eficiente en todos los aspectos.

Comparte