La idea de abrir un restaurante español en el extranjero mueve a muchos empresarios, con experiencia y emprendedores sin ella.   La riqueza gastronómica de España es reconocida internacionalmente. Platos típicos, célebres chefs, productos locales y otros aspectos que forman la gastronomía española y llegan a oídos del mundo entero.

Un producto atractivo: la cocina española

El mediterráneo y sus pescados y paellas, el animado tapeo, las tortillas de patatas, los cochinillos de Castilla y León, el cocido madrileño, y más. Son muchos los platos que extienden su fama. Y comensales de todo el mundo se entusiasman contemplando imágenes de tantas delicias.

El turismo gastronómico en España es una fuente importante de ingresos. Nadie cuestiona que a quien le interese la buena comida, debe visitar este país. Y los chefs y restauradores trabajan duro para que esa fuente de riqueza y de gloria se mantenga.

Esta popularidad abre puertas a oportunidades de trabajo que pueden solucionar la economía de muchos. La opción de abrir un restaurante español en el extranjero resulta atractiva y prometedora. Y una vez que surge la idea, empiezan las preguntas: ¿cómo hacer?, ¿cómo empezar?, ¿cómo tramitar las autorizaciones? Y un largo etcétera que a veces desanima antes de empezar.

Restaurante español en extranjero

Un restaurante español en el extranjero: ¿en qué país?

Quienes deciden abrir un restaurante español en el extranjero tienen ya parte del camino andado. La fama les precede.  Aunque no sea la suya propia,  es la de la comida que vende. Sin embargo, hay que planificar muy bien el emprendimiento para que resulte productivo. Veamos algunas sugerencias.

  • El primer paso es investigar las características culturales del país en el que se realizará el emprendimiento. Las culturas, tradiciones y religiones influyen en los hábitos de los ciudadanos. Y esta es una cuestión clave. Por tanto, el punto de partida es elegir un país de destino en el que se acepten las comidas típicas españolas de la nueva propuesta. Cultura y costumbres son determinantes para definir un restaurante español en el extranjero.
  • Como sucede con cualquier negocio, hay que poner el foco en el cliente. ¿Qué le gusta?, ¿a qué horarios acostumbra comer?, ¿qué días festeja?, ¿cuál es la tendencia en los restaurantes del lugar? Las respuestas a estas preguntas guiarán el diseño de la carta y la dinámica del restaurante.
  • Además de la información puramente gastronómica, es preciso investigar a fondo la cuestión normativa. ¿Qué dicen las leyes del país de destino? Las cosas pueden ser marcadamente diferentes si se trata de integrantes de la Unión Europea o si no lo son. Los documentos que se deben tramitar, impuestos, leyes que rigen la contratación de personal, normas de higiene, son algunos de estos temas. La sugerencia es tener bien claro el panorama legal antes de la decisión definitiva.

Restaurante español en el extranjero

¿Quién se ocupa de los trámites?

Los trámites para la apertura de un establecimiento pueden convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Algunos se realizan online. Pero la mayoría requieren estar presente físicamente, pues exigen firmas y presentaciones de documentos.

Si el empresario ya está instalado en el país en el que establecerá su restaurante español, podrá dedicarse a eso. Si no, siempre existe la opción de una gestoría o asesoría que, además, se convertirá en referente para todas las dudas.  En cualquiera de los dos casos, hay que tener en cuenta que todo el proceso lleva tiempo.

¿En qué zona, barrio, local?

Si la ciudad o pueblo en el que se instalará el restaurante no es conocido por el emprendedor, tendrá que dedicar un tiempo a informarse y observar. Identificar los lugares en donde se encuentran otros restaurantes de nivel similar puede ser una buena guía.

Existen localidades de países en donde las propias autoridades estatales informan acerca de las características de la zona elegida. Generalmente, las calles comerciales son zonas apropiadas. Lo ideal es realizar un estudio técnico de mercado, pero es una investigación de cuesta dinero.

¿Cómo se abastece un restaurante español en el extranjero?

En este aspecto también hay que tomar precauciones desde el principio. Todo dependerá de la propuesta del restaurante, de qué tipo de platos ofrezca.  La pregunta es si los ingredientes necesarios para esas propuestas se venden en el país de destino.  Seguramente, muchos serán de uso común y con ellos no habrá problemas.

En la práctica, puede suceder que se requieran productos y materias primas que no sean habituales en el lugar en el que se instalará el restaurante. En este caso, será necesario buscar proveedores que los importen.  Si bien es cierto que un restaurante español en el extranjero jamás será un clon idéntico al del local en España, debe preservarse la identidad. Y esa identidad gastronómica, en gran medida, proviene de ingredientes insustituibles.

Sin marketing no funciona

Una buena estrategia de marketing es un punto clave para atraer clientes.  Estará centrada en la identidad de la gastronomía española, porque ese es el fuerte del local. Pero no hay que mostrar fanatismos. Si bien todo lo típicamente español es la imagen, también es preciso dejar ver la integración con lo local. Por ello, es efectivo planificar el marketing y lanzarse en todos los canales posibles.

Restaurante español en extranjero

La gestión del restaurante: vivir fuera de casa

La decisión de abrir un restaurante español en el extranjero implica ciertos sacrificios personales. La vida fuera de casa es una consecuencia. Y ese ‘fuera de casa’ no se refiere solo al edificio en el que la persona tiene su hogar. Se trata de la ‘casa’ en un sentido muy amplio, pues designa al país, a la familia, a los amigos, a las costumbres.

Será necesario que el dueño esté en el local la mayor parte del tiempo, por lo menos hasta que esté encaminado. Es un trabajo a tiempo completo durante el proceso de creación del emprendimiento y durante un largo período hasta que se fortalezca. Es cierto que se puede contratar un buen gerente o jefe, pero la presencia del dueño es fundamental para que las cosas salgan como se planifican.

Todo lo anterior implica que el dueño o empresario, al menos durante un tiempo, tendrá que instalarse en la ciudad o pueblo elegidos. Esta situación impacta en la vida familiar, en contactos con amistades, etc. Hay que pensar muy bien esta situación, porque si se vive en familia y rodeado de amigos, las cosas cambiarán. Habrá días festivos, cumpleaños y navidades en los que quizás se añore la vida de antes.

La tecnología ayuda a resolver las distancias. Internet y las posibilidades de comunicación casi presenciales, logran la cercanía en la distancia. Este puede ser un elemento definitivo que se pondrá en la balanza esta herramienta a la hora de decidir.

Muchos chefs ya han instalado sus restaurantes españoles en el extranjero y les ha ido bien. Algunos muy famosos, otros recién iniciados. Hay un elemento muy potente, que es la fama que precede a todo local que proponga la gastronomía de España.