La creatividad y la innovación están presentes en la mayoría de los ámbitos de nuestra vida. A todos nos gusta que nos sorprendan, tenemos interés por lo desconocido, por la innovación. En la cocina, ya sea concebida como platos individuales o menús diseñados para eventos, la pasión por llegar cada vez más lejos incita a la creación de resultados maravillosos.

En la celebración de bautizos y comuniones, a la hora de elaborar y diseñar los menús, puedes elegir platos tradicionales, los de siempre, o ir introduciendo elementos innovadores. También pueden combinarse ambos aspectos.
Según las características de los comensales, edad, afición por la gastronomía, etc., pueden elegirse platos de la cocina más tradicional, la más conocida y probada, o bien se buscarán nuevas sensaciones, tendencias, ideas creativas y platos atrevidos.

Cumpleaños infantiles y menús para fiestas infantiles. Un día especial
El día de la primera comunión o del bautizo del niño o niña suele ser muy especial para sus padres y familiares. Lo que se busca es que todo el mundo lo pase bien, que el día transcurra según lo esperado, y los familiares e invitados disfruten de estar juntos, de las instalaciones y la decoración del lugar de la celebración. Y también que los invitados disfruten de los platos.
Sea cual sea la opción elegida, comida en restaurante, buffet, merienda, con los servicios de un catering, cocktail, mer
ienda, etc., se trata de que el todos los detalles que han rodeado a la celebración queden grabados en el recuerdo de los invitados. Que haya sido una experiencia inolvidable. Para ello contribuye, en gran medida, los platos que compongan el menú.

Combinando tradición y modernidad
La cocina creativa se caracteriza por una mezcla de frescor, modernidad y originalidad en los platos, por su atractivo colorido y riqueza visual, por su mezcla de texturas diferentes y sensaciones gustativas diferentes dentro de un mismo plato, dulces y salados, dulces y agridulces, etc.

Entre los comensales y los invitados a cumpleaños infantiles y todo tipo de fiestas de los más pequeños de la casa, hay gustos muy personalizados. Algunos buscarán lo tradicional, y asociarán la “buena mesa” con los platos conocidos a lo largo de los años.

Lo mejor para la celebración de bautizos, comuniones, cumpleaños y cualquier fiesta infantil, es saber combinar técnicas y platos tradicionales con los toques más innovadores. El sabor clásico que todos hemos ido conociendo de los alimentos con nuevas texturas, nuevas maneras de presentar, nuevas formas, colores y sabores.

En los menús para fiestas infantiles la cocina moderna mantiene el nivel de calidad de los productos, pero buscando la estética en los platos. Buscamos aplicar técnicas de cocina modernas, integrar procesos químicos a los platos. Y todo ello creando aromas, texturas y combinaciones de sabores desconocidos.
Algunas ideas para fiestas infantiles

Para dar un toque más infantil a los platos, puesto que se trata de celebración de comuniones y bautizos, y a la vez aportar mezcla de tradición e innovación, la imaginación es la herramienta.

Hay diferentes ideas. Dentro de las tradicionales, las empanadillas de jamón y queso son un acierto seguro entre los pequeños comensales, las croquetas también, al igual que los rollitos de jamón
y queso. Las brochetas, a la vez que un concepto clásico, son divertidas y sorprendentes para los más pequeños.

Como ideas más creativas, las piruletas son sencillas y vistosas. Pueden realizarse de muchos ingredientes, de frutas bañadas en chocolate, de queso, de carne empanada, etc. Podemos crear figuras utilizando pétalos de aceitunas, gelatinas, espumas, esferificaciones, utilizando modernas técnicas culinarias.
Cómo es la cocina creativa

La cocina creativa es una evolución de la “nueva cocina” que surgió en la década de los años 70 como reacción a la cocina tradicional. Se trataba de evitar salsas pesadas, exceso de cocción en vegetales, pastas y alimentos en general. La presentación cada vez ha sido más importante en los últimos años, a la vez que estimular los cinco sentidos. Sobre todo el aspecto visual, pero también el aromático. Junto al gustativo y al tacto también el oído puede estimular lo que comemos (pensemos, por ejemplo, en el sonido de un agradable crujiente).

La comida tiene que ser una experiencia lúdica. Los comensales quieren alimentarse, pero sobre todo sorprenderse y divertida. En los restaurantes con cocina creativa, la presentación de los platos puede tener incluso matices teatrales. Es importante lo que se come, pero también todo lo que rodea a los platos, incluso una escenografía temática.

Entre las técnicas que facilitan a los cocineros creativos su labor están: la deconstrucción, manteniendo el sabor general, pero texturizando cada ingrediente de una forma diferente, los contrastes de dulce, ácido, salado, etc., la cocían al vacío, gases criogénicos y sus sorprendentes efectos, productos químicos como el alginato para esferificaciones, sifones y vaporizadores, cocina fusión, etc.