Los aparatos han nacido para facilitar la vida de los cocineros. Aunque en algunas ocasiones su uso puede ser opcional, en otras son imprescindibles. Este es el caso de cuando hay que cocer arroz y  pasta para varios comensales.  Cuando se ha anunciado un grupo en tu restaurante o llega uno de improviso y el menú incluye alguno de estos dos alimentos, las máquinas pueden resultar una verdadera solución.

Tanto el arroz como la pasta tienen un punto exacto de cocción, y se pasan al menor descuido. La pasta agrega, además, los pasos previos de preparación de la masa y corte si se desea hacerla cien por cien al natural.  Y tanto en la preparación como al cocer arroz y pasta, se logran platos perfectos con aparatos auxiliares.

¿Qué máquinas comprar para cocer arroz y pasta?

El arroz y la pasta son ingredientes muy versátiles que suelen formar parte del menú de todo restaurante. Cuando el tiempo sobra y no hay presiones ni prisas en el servicio de comedor, cocinar estos productos es sencillo. Pero esta no es la situación normal en la cocina profesional.  

La tensión es mayor cuando se trata de cocer arroz y pasta para varios platos que deben estar listos a la vez. En todo caso, disponer de una olla arrocera y de una buena máquina para hacer y cocinar pasta puede ser la solución ideal. Aquí te presentamos algunas excelentes opciones que se encuentran en el mercado.

La olla  arrocera

Todo cocinero sabe que el secreto de la cocción del arroz está en el período en el que está en el agua hirviendo. La mayoría ha vivido alguna vez ese instante fatal en que algo se escapó del control y el punto se pasó.  Especialmente cuando llega el momento de mucha clientela en el restaurante, estar pendiente del arroz se vuelve imposible.

Maquinaria para cocer arroz y pasta

Las ollas arroceras automatizan el proceso: agua, configuración del tiempo y listo. El tiempo se optimiza, pues mientras la olla arrocera controla el proceso, el cocinero se dedica a otra tarea.  Ahorra espacio entre los fuegos de la cocina, puesto que la máquina se enchufa y no necesita ninguna otra fuente de calor ni energía.

¿Cómo funciona una olla arrocera?

El corazón del cocedor de arroz es la regulación de temperatura para mantener la adecuada durante el proceso de cocción y después de ella. Una vez puesta en marcha, esta máquina controla el calor durante todo el tiempo en el que el arroz está en su interior, incluso cuando ha finalizado la cocción.

Este equipo está compuesto por el recipiente exterior, un recipiente interior removible, placa de calentamiento, termostato, interruptor de cocción, temporizador, válvula de salida de vapor y tapa. 

El arroz y el agua fría se depositan en la cazuela interior. Esta se introduce en el gran recipiente, se tapa, se programa y el proceso comienza.  A partir de entonces, todo es automático y comienza el conteo regresivo. La máquina está diseñada para detener el cocimiento del arroz al secarse el agua de la olla. Una vez que se ha completado la cocción, el arroz  de mantiene a temperatura adecuada.

¿Qué mirar al comprar un cocedor de arroz?

En el mercado se ofrecen muchas marcas. Casi todas tienen similares prestaciones.  A la hora de elegir, es muy interesante atender a algunos detalles que asegurarán su utilidad.

  • Capacidad.  Las dimensiones son fundamentales. Para decidir es bueno pensar en el uso del arroz en el restaurante. ¿Se suele cocinar para grupos numerosos? ¿Qué cantidad de arroz necesita estar listo al mismo tiempo?  En función de estos datos, se tomará la decisión. Una guía: una olla de dos litros permitirá servir unos 10 o 12 platos.  Normalmente, en las descripciones de estas ollas se especifica qué cantidad de arroz se puede cocer al mismo tiempo.
  • Las posibilidades de uso.  Una olla cocedora de arroz cocina mucho más que este cereal.  Sirve para elaborar varios platos. Pero todo depende de las funciones previstas en la máquina, este es otro aspecto a valorar.
  • Funcionalidades. Existen algunas funcionalidades básicas que hay que exigir.  Un panel de control que permita optar por tiempos distintos de cocción, hace a una olla más útil.  También son muy prácticas las funciones de temperatura, luz de aviso y sistema de ventilación para evitar calentado postcocción.
  • Limpieza.  Generalmente, las maquinarias para cocer arroz y pasta son fáciles de limpiar. Pero siempre es bueno observar este aspecto al elegir. Los materiales antiadherentes en el interior facilitan la higiene al máximo. El teflón y esmaltado son buenas opciones. En cuanto al exterior, las arroceras de acero inoxidable o materiales similares son los más convenientes.

En el mercado existen varias marcas. Las más populares son Tristar, Oster, Kenwood, Cuisinart, Russell Hobbs.  Cada una presenta tamaños diferentes y variaciones en el panel de control y operatividad.  Los precios de una máquina de cocer arroz para restaurante  oscilan entre unos 40 € y los 100 € o algo más.

Las máquinas para pasta

Las pastas secas o ya elaboradas pueden cocinarse perfectamente en una olla arrocera en pequeñas porciones.  Pero si en el restaurante se sirve pasta casera, una máquina especializada aliviará mucho el trabajo. Facilitan la tarea, son sencillas de manejar y aseguran la calidad de los resultados.

Maquinaria para cocer arroz y pasta

Algunas ideas  básicas de las máquinas para hacer pasta:

  • Si bien todas comparten la misma meta,  elaborar pastas, se fabrican en diferentes modelos. Algunas funcionan manualmente, pero para el restaurante la sugerencia es comprar una  máquina eléctrica. Las pastas resultan más homogéneas y exigen menos esfuerzo.
  • Las máquinas de pasta con rodillos aplanan la masa y se obtienen finas láminas que luego se cortan. El espesor de la pasta está determinado por la proximidad de los rodillos y esta se configura.
  • En las máquinas de extrusión, la masa se presiona y pasa por un tubo estrecho que presenta en un extremo orificios de salida. El disco cortante será el que determina el tipo de corte de la pasta.  Se asemeja a una picadora de carne. 

¿Qué máquina para fabricar pasta elegir?

En general, las pastas  se elaboran con la misma preparación de base.  Espaguetis, tallarines, lasagna, difieren en el espesor y en la forma en que se cortan.

Maquinaria ideal para cocer arroz y pasta

Consideraciones interesantes:

  • La máquina resuelve el tema de estirar la masa, que consume mucho tiempo y exige técnica para que sea homogénea. Una vez estirada, el corte se puede hacer a cuchillo o utilizando los accesorios, matrices de la forma y tamaño de los cortes. 
  • Las de rodillo son las más utilizadas. Las de buena calidad, incluyen rodillos para varios formatos: lasagne, fettuccine, tagliolini, macarrones, raviolini, reginette, crostini.  Este es un aspecto a considerar a la hora de la compra. La idea es elegir la máquina que tenga todas las opciones que suelen usarse.
  • Hay algunas máquinas muy completas que preparan la masa y luego la estiran y cortan. Son una solución muy práctica, pues economizan tiempo y esfuerzo. Basta colocar los ingredientes y la máquina hace todo lo demás: amasa, estira y corta en la forma deseada.
  • Al igual que en la elección de cualquier aparato para la cocina, la facilidad de la limpieza es un factor que hay que mirar. Es aconsejable elegir una máquina que sea totalmente desmontable y que las piezas puedan lavarse en lavavajillas. Se ahorrará tiempo y trabajo.

Todeco, Marcato, Philips,  Pagilo,  Unold, Imperia Italian son algunas de las marcas de plaza muy elegidas.

Máquinas para cocer las pastas

Las máquinas para cocer las pastas para un restaurante son de grandes dimensiones. La pasta exige un gran volumen de agua, por lo que generalmente son maquinarias voluminosas.  Se trata de aparatos que, además de pasta, pueden utilizarse para cocer arroz, verduras, carne hervida, caldos.

Hay versiones eléctricas y de gas. Disponen de una o dos cubetas, generalmente de acero inoxidable, en las que se produce la cocción. Las de mejor calidad integran un panel de control electrónico, fácil de usar, desde el que se programa todo el proceso. También incluyen un grifo de llenado y un extractor del agua residual: calentadores, termostatos, encendidos pilotos y sistemas de seguridad completan las máquinas.

Con las maquinarias adecuadas, la vida en la cocina se simplifica.  En procesos que requieren mucho tiempo y atención, como cocer arroz y pasta, resultan elementos auxiliares en los que vale la pena invertir.