La industria alimentaria se encuentra en constante evolución y el año 2024 promete ser testigo de cambios significativos. Desde la preferencia por productos sanos hasta el impacto de la tecnología y las normativas, los líderes y tomadores de decisiones están adoptando medidas estratégicas para afrontar un año lleno de innovación.

Lo más destacable es una marcada preferencia por productos saludables y respetuosos con el medio ambiente. Este cambio refleja una conciencia creciente entre los consumidores sobre la importancia de elegir opciones que beneficien tanto a su salud como al planeta.

Veamos cuáles son las cinco tendencias predominantes.

1.  Innovación y tecnología

La innovación y el desarrollo tecnológico se han convertido en factores determinantes que impulsan la transformación de la industria alimentaria. Algunos de los aspectos más destacados en este terreno son los siguientes.

Proteínas alternativas y Plant-Based

El año 2024 marca un desarrollo significativo en el ecosistema plant-based y el mercado de proteínas de laboratorio. Se presentan dos escenarios: el crecimiento continuo de alimentos e ingredientes de origen vegetal y el establecimiento o reducción a un nicho del mercado de proteínas de laboratorio.

Se debe tomar en cuenta que el mercado de proteínas de laboratorio enfrenta desafíos como altos costos de emprendimiento y restricciones legislativas en la venta de estos productos.

Otras alternativas como la carne cultivada ofrecen esperanzas para equilibrar el impacto ambiental y el consumo de proteínas tradicionales. Sin embargo, es esencial manejar adecuadamente las expectativas del consumidor y superar obstáculos legislativos globales que aún persisten.

La IA en la industria alimentaria

La inteligencia artificial (IA) emerge como una herramienta fundamental con diversas aplicaciones en la industria alimentaria. Desde el acoplamiento a modelos de entrega de comida mediante drones hasta la gestión de programas de inocuidad a través de robots.

Industria alimentos

La aplicación de IA se extiende al metaverso, ofreciendo oportunidades atractivas para la industria alimentaria. Al diseñar experiencias que combinan lo digital con lo real, se transforma la experiencia del usuario y los modos de interacción en el sector.

Empresas como Chipotle, KFC, Starbucks y Domino’s han adoptado con éxito herramientas del metaverso. Introdujeron opciones como restaurantes virtuales y experiencias culinarias interactivas. Esto permite que los consumidores puedan interactuar con los productos de manera innovadora.

2.  Salud y bienestar

Hay un creciente interés en alimentos y bebidas que contribuyan a la salud general y sean funcionales. Esto coincide con un rechazo cada vez mayor hacia productos percibidos como procesados. Por ejemplo, en China, el 79% de las personas de 50 a 65 años cree que reducir los alimentos procesados beneficia la salud.

Funcionalidad y salud

Uno de los pilares es el concepto de “funcionalidad y salud”. Este resalta los productos que no solo son nutritivos, sino que también promueven la salud en áreas como el cerebro y la piel. Ingredientes botánicos como la flor de cerezo y la naranja sanguina han cobrado especial relevancia.

Algunos estudios indican que el 20% de los consumidores muestra interés en cambiar su dieta hacia alimentos a base de plantas.

El Institute of Food Technologists (IFT) destaca una tendencia clave para 2024: la prominencia de productos botánicos. Ingredientes como jazmín, rosa, lavanda, hibisco y eucalipto capturan la atención de los consumidores.

Estos sabores exóticos no solo ofrecen una experiencia culinaria única, sino que también se asocian cada vez más con beneficios para la salud y la etiqueta de “naturalidad”.

Alimentación consciente

La alimentación consciente, caracterizada por alternativas o análogos, se mantiene como una constante en las tendencias en 2024. La incorporación de alimentos funcionales, como bióticos, adaptógenos y superalimentos, se vuelve más frecuente en snacks y bebidas.

La proteína vegetal continúa su avance en la preferencia del consumidor. Esta tendencia refleja un cambio hacia opciones más saludables y sostenibles, donde los productos basados en plantas se posicionan como alternativas atractivas a las proteínas animales tradicionales.

3.  Sostenibilidad ambiental

La preocupación por el medio ambiente se consolida como una prioridad para los consumidores. Esta tendencia destaca la creciente importancia de elegir productos y marcas que demuestren un compromiso sostenible y amigable con el entorno.

La consultora McKinsey señala que más del 60 % de los consumidores desean opciones que reduzcan la huella de carbono. Así mismo, la lucha contra el desperdicio de alimentos es una prioridad, con el concepto de circular food en ascenso.

Diferentes startups están desarrollando estrategias, tecnologías y recetas para reducir al máximo el desperdicio a lo largo de toda la cadena de la industria alimentaria.

De otra parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destaca la importancia de consumir local y de temporada como una estrategia beneficiosa tanto para las personas como para el planeta. La industria restaurantera adopta esta práctica, aprovechando los alimentos locales para crear recetas que cautiven a los consumidores.

4.  La comida como experiencia

La científica Jaime Lynn Lawrence de Flavor Insights señala que los consumidores buscan sabores exóticos y terrosos que no solo ofrezcan placer gastronómico, sino que también contengan propiedades funcionales. Estos sabores, vinculados a beneficios para la salud intestinal, agudeza mental y bienestar general, reflejan una mayor conciencia sobre lo que se consume.

Exploración de sabores y texturas

En una industria guiada por experiencias, el sabor continúa siendo una prioridad. La tendencia Swicy, que mezcla sabores como dulce con picante o diferentes texturas, refleja el interés creciente de los consumidores por experiencias gastronómicas únicas y la posibilidad de combinar gastronomías de todo el mundo.

Se impone la “expresión lujosa” que destaca la tendencia hacia experiencias de alto costo, enriquecidas con tecnologías innovadoras como la inteligencia artificial. Sabores como frutas caramelizadas y azúcar de canela se encuentran entre los impulsores de esta tendencia de lujo.

La exploración de “nuevas fronteras de color y sabor” se centra en aprovechar las propiedades únicas de ingredientes como uvas, lichis y shacha chino. Esta dirección abre el camino para el desarrollo de creaciones culinarias con características organolépticas innovadoras.

Comida de nostalgia

La “nostalgia auténtica” busca evocar emociones relacionadas con experiencias pasadas a través de productos con un estilo retro. Sabores como melón, pistachos y pepino son utilizados como inspiración para recrear estas experiencias nostálgicas.

Aunque la innovación y la creatividad son buscadas por los consumidores, la tendencia hacia sabores que evocan la infancia o buenos recuerdos permanece fuerte. La nostalgia en la comida, relacionada con sabores y olores que rescatan tradiciones, se convierte en una base inspiradora para nuevas recetas y experiencias culinarias.

5.  Adaptación a nuevas normativas

Además de las preferencias del consumidor, la industria alimentaria se enfrenta a desafíos adicionales. El impacto del etiquetado frontal en los productos y los desafíos para adaptarse a las normativas que han entrado en el sector en los últimos años son temas candentes.

Los líderes y tomadores de decisiones están trabajando arduamente para comprender y cumplir con estas regulaciones, asegurando la transparencia y la calidad de los productos.

En conclusión, el año 2024 se presenta como un periodo crucial para la industria alimentaria, donde la sostenibilidad y el bienestar se destacan como factores decisivos. La capacidad de adaptación, la transparencia en la comunicación y la oferta de productos que aborden estas tendencias serán determinantes para el éxito en un mercado cada vez más consciente y exigente.

Comparte