Una histórica alza en los precios de los huevos se registra en España en las últimas semanas. Esto es resultado de la escasez de este producto de primera necesidad, en los mercados europeos.

Los precios de los huevos están altísimos. La docena XL de gallinas enjauladas ha alcanzado un costo de 2,20 euros. Incluso hay establecimientos que los están cobrando a 2,50 euros. Por eso los consumidores están alarmados.

La escasez del producto se debe al cierre masivo de granjas avícolas en Europa. Esto ocurrió después de que se detectó la contaminación de las aves con un insecticida. Este químico es potencialmente nocivo para el ser humano. De ahí que se hayan tomado medidas sanitarias de emergencia.

Los altos precios de los huevos

El alza en los precios de los huevos no ha sido uniforme. El costo de venta para los mayoristas se muestra muy variable. Esto se debe a que cada distribuidor trabaja con una granja diferente y los importes no son los mismos. Mientras que algunas no han elevado el costo, otras sí.

huevos

Algo similar ocurre frente a los consumidores finales. Aunque algunos establecimientos registran una subida importante en los precios de los huevos, otros no. Estos últimos entienden que, si se produce un alza muy grande, los clientes podrían dejar de comprar. Esto tendría efectos negativos a mediano y largo plazo.

Los consumidores no han ocultado su inconformidad con la situación. Pese a ello, la mayoría de los distribuidores no reportan una baja sensible en las ventas. Solo algunos pocos mencionan un leve descenso del consumo.

La crisis del finopril

La crisis comenzó el pasado mes de julio. En principio, se denunció el uso de finopril en las granjas de Bélgica y Holanda. Este insecticida es moderadamente tóxico. Su uso está prohibido en los centros que críen animales o generen productos para el consumo humano.

El finopril es una sustancia muy útil para combatir los insectos. Sin embargo, resulta peligroso cuando entra en la cadena alimentaria de los seres humanos. Los residuos pueden ser dañinos para la salud, aunque solo si se ingieren en grandes cantidades. De ahí que muchos consumidores se hayan sobresaltado con la situación.

De inmediato se difundió la alarma y se ordenó el cierre preventivo de todas las granjas que emplearan este producto. En total fueron afectados centros de producción avícola en 40 países, de los cuales 24 son de la Unión Europea. Según la Asociación Española de Productores de Huevos (Aseprhu), se han presentado más de 100 alertas por el uso del tóxico en la UE.

Un efecto en cadena

A raíz de la alerta por el uso de finopril fueron cerradas miles de granjas de aves. También fueron sacrificados millones de animales. Esto, por supuesto, ha dado origen a un desabastecimiento sin precedentes en la región.

huevos cocina

Las granjas españolas no emplean finopril. A raíz de esto, de un momento a otro, España se está consolidando como uno de los principales proveedores de huevos para la Unión Europea. Aún así, la demanda supera la oferta. La consecuencia obvia es un aumento en los precios de los huevos.

En el mes de octubre se ha sentido el rigor de la reducción en la oferta. Esto ha hecho que el precio de los huevos aumentara significativamente en los mercados internacionales mayoristas. Se estima que el alza alcanzó un histórico 64%, en relación con el mismo periodo de 2016.

Por si todo esto fuera poco, a lo anterior se suma otro fenómeno. Tradicionalmente durante los meses de otoño los precios de los huevos sufren un repunte. Entre otras cosas, por el incremento de la demanda que se produce en este periodo. Lo anterior se debe a que las industrias del dulce emplean un mayor número de huevos por la producción de Navidad.

Cifras preocupantes

Habitualmente la Unión Europea produce alrededor de 7,8 millones de toneladas de huevos. España es uno de los principales productores ya que contribuye con unas 850.000 toneladas. El cierre de las granjas y el sacrificio de millones de gallinas ponedoras causan una grave contracción en la oferta.

En principio se dijo que las granjas contaminadas estarían cerradas por un período de dos meses. Sin embargo, en muchos casos se ha extendido ese lapso de tiempo. Por lo tanto, se espera que la inestabilidad en los precios de los huevos se mantenga aún por varios meses. La situación no se normalizará en el corto plazo.

Las cifras hablan por sí solas. Históricamente la Unión Europea exporta entre 240.000 y 280.000 toneladas de huevos al año. En lo que va corrido del año, este volumen se redujo a 143.000 toneladas. Los mercados de destino son principalmente China, Japón y Suiza. Así mismo, otros países asiáticos.

huevos

Un panorama incierto

La crisis en la producción ha obligado a implementar medidas poco usuales. Una de ellas, la importación de huevos en la Unión Europea. Se ha incrementado la compra de este producto a países como Estados Unidos. Los precios de los huevos importados tampoco son muy favorables. La medida no ha aliviado la tensión en los mercados.

La interprofesional Inprovo confirmó que España cuenta con una importante base de producción avícola. Han señalado que en el país hay alrededor de 1.200 granjas. El parque avícola es de unos 44 millones de gallinas ponedoras. Estas generan una producción de algo así como 1.100 millones de docenas de huevos al año.

Todos estos datos equivalen a que se producen de manera estable unos 254 huevos por cada habitante de España. Lo anterior equivale a 16 kilos de consumo anual por persona. Se estima que entre el 15% y el 20% se destina tradicionalmente a la exportación. Esta cifra se ha incrementado por la crisis y ello supone una menor disponibilidad del producto para el consumo local.

Los comerciantes de las plazas de mercado afirman que no recuerdan haber pasado antes por una situación así. Por ahora, solo queda esperar.

 

Fuentes imágenes: El Billuyo  /  Agropopular  /  VIX

Comparte