Los límites entre lo posible y lo imposible se desdibujan cuando la tecnología interviene. La eterna pregunta de si lo que existe en la realidad es independiente de la persona que lo percibe, es un eje importante en torno al que giran las propuestas de experiencias humanas.

En definitiva, lo importante son las vivencias de las personas. Si esas vivencias transmiten que lo que se vive es real, lo será para quien así lo siente. En este principio se basan los nuevos conceptos de restaurantes que ofrecen increíbles experiencias gastronómicas inmersas en un universo estrellado.

Algunos desafíos y obstáculos

Uno de los principales desafíos de tener un restaurante en el espacio es la logística de aprovisionamiento. La comida tendría que ser transportada desde la Tierra o cultivada en el espacio, lo cual implicaría un gran costo y esfuerzo. Sin embargo, con la llegada de la impresión 3D de alimentos y la agricultura espacial, es posible que en un futuro cercano podamos producir alimentos frescos y nutritivos en el espacio de manera sostenible.

Otro desafío importante es el espacio físico. En la Estación Espacial Internacional (EEI), el espacio es limitado y los astronautas tienen que comer en áreas designadas para evitar que los alimentos floten por la estación. Un restaurante en el espacio tendría que contar con un diseño innovador que permita a los comensales disfrutar de su comida sin preocuparse por la falta de gravedad.

Además, la seguridad de los alimentos en el espacio es otro aspecto importante a tener en cuenta. Dado que los alimentos en gravedad cero pueden comportarse de manera impredecible, es fundamental garantizar que la comida esté segura para su consumo. Los sistemas de almacenamiento y preparación de alimentos tendrían que ser diseñados específicamente para funcionar en condiciones de microgravedad.

Space 220: el restaurante a bordo de una Estación Espacial

El restaurante está ubicado en EPCOT en el Walt Disney World Resort, en Florida. Y si de simulaciones se habla, es indudable que la que logra el Space 220 es insuperable.

Mediante realidad virtual, el comensal accede a la Estación Espacial Centauri, a 220 millas sobre la Tierra. La experiencia comienza con un viaje en ascensor que simula una trayectoria hacia el infinito poblado de estrellas. Mediante este ascensor se llega a un restaurante espectacular.

De esta forma, tanto de día como de noche el ambiente espacial, interestelar, ofrece al visitante vistas panorámicas de la Tierra como si estuviera fuera de ella. Son idénticas a las que contemplan los astronautas de la Estación Espacial.

La estética interior del restaurante está inspirada en ambientes espaciales. El mobiliario, la decoración y la iluminación contribuyen a crear una atmósfera futurista y emocionante.

Despegado, volando en el espacio, así se siente el comensal. La atracción del panorama es tal que lleva tiempo desprenderse de esa mágica visión para dedicar la atención al menú.  

La estrella de la galaxia: el menú del Space

Una vez satisfecha la curiosidad por el ambiente, se despierta la expectativa por el menú. La propuesta gastronómica presenta, entre muchos otros platos, «Burrata Bing Bang», «Calamar estrellado», «Atún braseado a la llama de cohete», «Hamburguesa Geminis», «Almohadilla espacial tailandesa».

Los niños tienen su lugar especial en el Space 220. Se propone un menú variado con platos que suelen ser los preferidos de los más pequeños. La originalidad se mantiene en los dulces y tragos. Se destacan los «Dulces supernova», la «Magdalena cósmica», y una buena diversidad de Bebidas Celestiales especialmente dedicadas a los niños.

Y para los adultos que desean disfrutar al máximo de la estadía en el Space, una carta de vinos del mundo y de «Bebidas alcohólicas atmosféricas» invitan a prolongar la experiencia en el lugar

.

Café espacial

La lista es larga. Algunos de ellos: «Explosión gamma», «Rocío de galaxia», «Mula de la era espacial», «Centro de Comando», entre muchos otros. La experiencia es divertida desde que el comensal lee los nombres de los tragos y anticipa los efectos que podrían provocarle.

La carta, en la que cada palabra mantiene la vivencia espacial, permite que todos los visitantes encuentren opciones perfectas para sus gustos. Los platos recrean la cocina contemporánea americana con originalidad y creatividad, logrando una fusión con toques internacionales.

El restaurante dispone de precios especiales de almuerzo para adultos de 55,00 USD y para niños de 29,00 USD. El menú para adultos incluye bocadillos y plato principal, bebidas y postres se pagan aparte. El de niños se compone de plato principal, postre y bebida.

Neptune: el restaurante espacial que despega del planeta Tierra

El interés por despegar de la Tierra no solo inspira al mundo Disney. El chef Rasmus Munk se asocia al operador de viajes especiales de lujo SpaceVIP para crear una experiencia gastronómica de alta gama que tiene al espacio como marco. Y este restaurante espacial, que tendrá 6 horas de vida, nada tiene de simulación.

Esta iniciativa, inédita y absolutamente exclusiva, llevará a seis comensales viajeros al espacio estratosférico. El restaurante funcionará a bordo de la nave Neptuno, que despegará desde la base Kennedy Space, en Florida.

El chef a cargo de la gastronomía es el líder del restaurante Achemist, uno de los más impresionantes del planeta. Dinamarqués por origen, Rasmus Munk es considerado un «unicornio gastronómico». En su búsqueda de que lo imposible se vuelva real, ha sido reconocido con estrellas Michelin y ocupa el quinto lugar en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo.

¿Cuál es el menú espacial en este restaurante habilitado en la nave espacial Space Neptune?

El chef ha asumido un complejo desafío. Rasmus lleva tiempo ensayando texturas adecuadas para soportar la falta de gravedad, que le permitan un menú para este viaje espacial organizado por SpaceVIP. 

En esta investigación cuenta con el apoyo del laboratorio de alimentos de la NASA y de su propio equipo de investigación del restaurante Alchemist.

El plan del chef es presentar un menú degustación especialmente diseñado para la ocasión, en el que la inmersión en el ambiente espacial juegue un rol relevante.

Rasmus se propone que sus platos transmitan un mensaje de protección del planeta. Intentará promover en los comensales la reflexión sobre la relación entre la Tierra y sus habitantes. Una vez más, el chef fundamenta su cocina en los problemas ambientales y sociales del planeta.

¿Cuándo se hará realidad la experiencia en el Space Neptune?

SpaceVIP ha anunciado que este viaje de lujo se realizará en 2025. Ha sido definida como una experiencia gastronómica inmersiva en el espacio. Será una cena en la estratósfera.

Los seis comensales del restaurante en viaje espacial tendrán equipos especiales que incluyen la ropa, a cargo de la firma francesa Ogier. De acuerdo con el proyecto, la cápsula espacial que se convierte en restaurante elevará a los seis pasajeros por encima del 99% de la atmósfera terrestre.

¿El costo de esta experiencia? Lo exclusivo cuesta, y esta propuesta lo es. Cada una de las seis personas deberán pagar 495.000 dólares. El precio incluye el viaje y el menú en la cápsula. Un dato interesante: lo recaudado en este restaurante en viaje espacial estará dedicado a la ciencia y tecnología.

¿Es posible un restaurante en el espacio? Está demostrado que sí, lo es. Los dos ejemplos presentados son pioneros, pero no los únicos.

La empresa Zephalto y la agencia espacial francesa CNES proyectan poner en zona estratosférica a la cápsula Celeste, que realizará viajes al espacio con un costo de 130.000 USD. Durante el vuelo se ofrecerá a los viajeros menús gourmet a cargo de destacados chefs.

El mundo prepara sus propuestas que demuestran que salir del mundo conocido y vivir el universo estelar es un motivo muy tentador.

Comparte