La inteligencia ha dejado ser un atributo que exclusivamente existe en los seres humanos. Teléfonos inteligentes, casas inteligentes, aspiradoras inteligentes, refrigeración inteligente, ya existen en el mundo.

Estos sistemas son una muestra clara de que también hay una inteligencia de las ‘cosas’.  Y aunque la humana y la artificial no son exactamente lo mismo, tienen una base común: la posibilidad de resolver problemas y de mejorar procesos.

El restaurante es un ámbito en el que la tecnología ha sido muy bien recibida. La automatización de procesos y la gestión a distancia, entre otras condiciones, han permitido mejoras en los niveles de desempeño. Y estas mejoras se traducen en calidad de servicio y en economía, dos requisitos fundamentales para un negocio.

Se trata de aplicaciones que actualizan permanentemente el inventario con solo cliquear una receta, son solo un ejemplo de esto.  El marketing, la gestión administrativa y financiera, todo el restaurante, se beneficia con la inteligencia artificial. 

La refrigeración inteligente: una apuesta a la economía sostenible

Un caso que merece destacarse es el de la refrigeración inteligente.  En tiempos en los que la tendencia mundial apunta a la reducción del desperdicio de alimentos, la cadena de frío es fundamental.

refrigeración inteligente

Y no solo es asunto que compete a la preservación del planeta; es cuestión de economía de cada restaurante, de cada empresa. Precisamente, el tema de las temperaturas dentro y fuera de refrigeradores es una de las razones que más deterioro de alimentos provoca.

Por otra parte, los clientes requieren de un servicio de calidad. Una cerveza tiene que estar bien fría, un vino blanco se sirve refrigerado, un helado no puede llegar a la mesa como una crema líquida. La refrigeración fuera de parámetros requeridos por el alimento cambia su consistencia y hasta puede afectar a la salud.

En la práctica, el personal de un restaru siempre resulta insuficiente y muchas veces no es posible tener todo bajo control.  La refrigeración inteligente es un aliado para el restaurante. Permitirá evitar pérdidas y mejorar la experiencia del cliente.

¿Qué es la refrigeración inteligente? 

La refrigeración inteligente se refiere a diferentes conceptos que definen rasgos importantes del sistema de frío:

  • Por un lado, se entiende que es inteligente todo sistema que permita reducir costes, especialmente en el consumo energético. Es esta una condición que aporta valor a cualquier máquina. Achicar los costes y economizar energía, son beneficios bienvenidos en un restaurante.

En este concepto de refrigeración inteligente, se incluyen sistemas innovadores que garantizan un rendimiento térmico óptimo.  Uno de estos sistemas es el que sustituye la refrigeración por aire por placas refrigerantes compuestas por líquido.

refrigeración inteligente

Se trata de sistemas muy flexibles que pueden adaptarse a las necesidades del restaurante. Además de las placas refrigerantes, el sistema incluye una bomba de cerámica y un ventilador.  Menor gasto de energía, versatilidad y alta eficiencia definen la inteligencia de este concepto.

  • Pero existe otra idea de refrigeración inteligente. Se trata de un refrigerador que puede programarse para detectar qué tipo de productos se almacenan en él. Esta opción automatiza el control del inventario a través de código de barras. De este modo, el refrigerador ‘avisa’ cuando hay que reponer un alimento.
  • Es posible programar temperaturas especialmente adecuadas a determinados productos, por ejemplo, bebidas o helados, para que estén siempre a punto. Conservan los alimentos en su nivel justo de refrigeración.
  • También se consideran refrigeradores inteligentes los que pueden operarse por Internet. Desde cualquier dispositivo se puede controlar qué hay en su interior, qué falta, configurar temperatura, entre otras funcionalidades. También permite supervisar el estado de la cadena de frío y los alimentos. Dispone de cámaras internas y hasta de una especie de asistente virtual a cargo de la información.

La puerta delantera del refrigerador posee una pantalla táctil, desde la que se realizan todas las configuraciones y controles.  Esa misma pantalla es la que se visualiza y opera a distancia en un dispositivo conectado a internet.

Pero la ‘inteligencia’ de estas máquinas es tal que es posible observar la evolución de temperatura y humedad en el interior, y prevenir deterioros.

  • Existen sistemas inteligentes que pueden adaptarse a un refrigerador tradicional, que no requieren de gran inversión y que brindan buenas funcionalidades. Se trata de sensores que obedecen a un software especial para refrigeración y que vuelve inteligente una máquina común. 

¿Por qué es útil la refrigeración inteligente en el restaurante?

Reducción de costes por disminución del consumo, automatización de tareas, estabilidad en el frío, control a distancia, son condiciones que favorecen a la gestión del restaurante. Si las tres se integran en un mismo sistema, mejor aún.

La tecnología inteligente es sinónimo de eficiencia, y eficiencia es calidad y rentabilidad. Dos indicadores que marcan en estos tiempos las posibilidades de sobrevivir y de expandirse de un restaurante.

La organización es clave para que estos sistemas rindan frutos. La tecnología inteligente requiere de la humana que mantenga los datos actualizados. Una buena simbiosis que libera esfuerzo y trabajo, pero que exige atención y dedicación.