Para que un restaurante funcione de forma óptima y la experiencia del cliente sea agradable, es necesario tener en cuenta muchos factores. No basta con que las instalaciones sean de calidad, que el personal contratado sea el adecuado y que la comida sea deliciosa. ¿Te has planteado cómo organizas el servicio de comidas en tu local?

Una de las cosas más importantes es que exista una perfecta coordinación entre el comedor y la cocina, entre los pedidos y su preparación; y eso requiere de una minuciosa planificación y organización. Son aspectos que no se ven, pero que se traducirán en una experiencia de calidad y en clientes satisfechos.

A continuación, te mostramos algunos consejos y aspectos a tomar en cuenta para que los pedidos y comandas de tu restaurante funcionen a la perfección.

¿Qué es la comanda?

La comanda es una palabra de origen francés, que proviene del verbo “commander” que quiere decir pedir u ordenar. El pedido o comanda en un restaurante es simplemente la expresión escrita de los deseos del cliente.

Esta nota, de uso interno del negocio, es la que permite conocer, preparar y servir el pedido del cliente de forma adecuada. No existe un formato único de comanda. Cada establecimiento tiene su propio modelo en función de la naturaleza del servicio. El más común sigue siendo el formato en papel, con varias hojas autocopiativas. ¿Qué tipo de comandas utilizas?

pedidos y comandas

Sin embargo, en algunos restaurantes se utiliza cada vez menos papel y más sistemas digitalizados. Esto requiere programas especializados que permitan transmitir la información tanto a la cocina como a la caja y conservarla para la evaluación posterior.

Cualquiera que sea el formato del pedido o comanda, hay ciertos datos que no deben faltar, además de lo que el cliente desea comer o beber. Entre ellos está la numeración de la comanda, la fecha y el número de mesa, el número de comensales y el nombre del camarero. También se suele añadir los tiempos de pase, es decir, en caso de que existan varios platos, en qué momento se debe pasar cada uno de ellos.

La toma del pedido o comanda

Este es uno de los pasos más importantes del proceso de comanda. Es el primer contacto que el cliente tiene con el establecimiento; por eso es muy importante cuidar todos los detalles para que la experiencia sea positiva para las dos partes. Siempre es importante que cuides la imagen que dan tus camareros.

La persona encargada de tomar la comanda debe tener una postura correcta, una presencia impecable y estar a completa disposición del cliente. Debe poder orientarlo en todo lo que sea necesario y hacerle recomendaciones en caso de que este se las pida.

La actitud del camarero o de quien esté encargado de tomar el pedido comanda debe ser siempre positiva hacia el cliente, quien debe sentirse cuidado y mimado. Las cartas deberán estar en perfectas condiciones. Se deberá informar al cliente en caso de que algunos productos que figuren en la carta no se encuentren disponibles.

El encargado de comandas también deberá evitar meter prisa a los comensales en su pedido. Deberá ser capaz de responder de forma clara cualquier pregunta del cliente referente a la preparación y presentación de los diferentes productos ofrecidos en la carta.

En ciertos casos, también deberá realizar al cliente algunas preguntas para facilitar el trabajo en la cocina y evitar posibles problemas. Por ejemplo, deberá preguntarle qué término de cocción de la carne prefiere, el tipo de aliño que desea para las ensaladas, si quiere las bebidas heladas o con hielo, etc.

Finalmente, es importante que la persona encargada de tomar el pedido utilice siempre palabras gentiles como por favor, gracias, disculpe, etc. Y, por supuesto, que tenga una gran dosis de paciencia en caso de tener que lidiar con clientes indecisos o muy exigentes.

La importancia de la comanda en el funcionamiento del restaurante

La comanda tiene una gran importancia a la hora de ofrecer una buena atención al cliente. Pero también es fundamental para evaluar y controlar ciertos aspectos del funcionamiento del restaurante. Debe garantizar la perfecta concordancia entre lo que el cliente pide, lo que se le sirve y lo que se le cobra.

turnos restaurante

Es indispensable tomar bien la comanda, para solucionar malentendidos con el cliente acerca de su pedido. Permite que en la cocina se preparen los platos de cada mesa en riguroso orden de llegada. Las comandas son las que determinan el orden y el ritmo de la cocina; con la comanda también se prepara la correspondiente factura.

Pero la comanda también es muy útil para evaluar las tendencias de consumo. Al definir cuáles son los platos más pedidos, se pueden realizar los cambios necesarios en la oferta gastronómica. También permite controlar el uso de los distintos ingredientes y materiales detectar eventuales pérdidas. Finalmente, la comanda permite saber quién tomó el pedido para tomar las medidas necesarias en caso de reclamaciones o, de ser el caso, transmitirle las felicitaciones.

El proceso del pedido

El pedido o comanda tiene un recorrido particular dentro del restaurante. El orden exacto dependerá del tipo y tamaño del negocio, pero el itinerario es básicamente el mismo.

Una vez que el encargado ha terminado de tomar la orden, debe entregar inmediatamente una copia al responsable de despachar el pedido. Este deberá a su vez delegar las responsabilidades que le corresponden a cada servicio: las bebidas, por un lado, la preparación de la comida por otro. También están los postres y el café, que tendrán sus propios encargados.

Dentro de la cocina también existe un orden determinado. Una vez que llega la comanda, cada uno asume la tarea que le corresponde. El jefe de cocina debe verificar no solo que todo se haga de forma perfecta, sino también que todos los platos de una mesa salgan al mismo tiempo. Este proceso requiere una gran coordinación y mucho entrenamiento, pero es fundamental para garantizarle al cliente una experiencia satisfactoria.

Otra copia de la comanda debe ir a la parte encargada de la facturación quien, una vez terminado el consumo, cierra la cuenta y realiza la factura correspondiente. Cuando el servicio ha terminado, las copias de las comandas se guardan para realizar la contabilidad, pero también para hacer una evaluación general del funcionamiento del negocio.

 

Fuentes de imágenes: Astarté Informatica SL