En España, las empresas que no ofrecen a sus funcionarios al menos dos horas destinadas al horario de comida son obligadas legalmente a disponer de un comedor. Además de ser una óptima estrategia para mejorar la gestión de los recursos humanos, el comedor de empresas significa una excelente oportunidad de negocio para los emprendedores gastronómicos.

Después de todo, no es casualidad que observamos cada vez más servicios de catering apuntados a comedores empresariales. No obstante, el acondicionamiento del ambiente, el diseño de un menú equilibrado y la gestión de un comedor puede resultar todo un desafío; incluso para quienes ya tienen experiencia con restaurantes y negocios propios.

Desafíos y oportunidades de gestionar un comedor de empresas

La gestión de un comedor de empresas claramente representa una oportunidad de obtener una rentabilidad más estable. En la práctica, si te decides por este negocio no dependerás de las ventas diarias o de la cantidad de clientes que atraigas para garantizar un negocio rentable. Tu relación económica se establece con la empresa, y no con los comensales, por lo que tendrás ingresos asegurados en el momento de la contratación.

Además, si tienes tu propio restaurante o servicio de catering particular, puedes llegar a ganar clientes a partir de lo que ofreces en el comedor.  Los trabajadores y empleados pueden estar interesados de conocer tu restaurante en un fin de semana o día festivo, si les agradan tus menús diarios. Como ves, los comedores pueden ser excelentes medios para mostrar y promocionar la calidad de tu propuesta gastronómica.

La gestión de un comedor de empresas

Atención a algunos detalles

No obstante, ninguna oportunidad está libre de desafíos… Además de proporcionar un espacio que propicie la relajación y el diálogo dentro de un ambiente corporativo, es necesario estar constantemente atento a la diversidad y la calidad de los platos. No es lo mismo tener un restaurante ambientado para momentos de diversión, romanticismo y reuniones familiares, que generar un ambiente positivo donde los empleados acuden en sus pocas horas de esparcimiento durante una larga jornada laboral.

Tampoco es igual elaborar la carta de un restaurante que recibe comensales diferentes a cada día, que proporcionar un menú equilibrado a las personas que diariamente frecuentan el mismo comedor. Y lejos de ser un aspecto secundario, la nutrición y el placer al comer impactan directamente en la productividad y el estado de ánimo de los trabajadores. Lo que lógicamente repercutirá en el desempeño de los recursos humanos de la empresa.

Pensando en todo ello, a continuación, te ofrecemos algunos consejos que podrán ayudarte a diseñar y gestionar un comedor de empresas de forma más sencilla y sustentable.

3 consejos clave para tener éxito al administrar un comedor de empresas

La gestión de un comedor de empresas

  1. El tamaño sí importa para un comedor de empresas

El horario de alimentación debe ser un momento positivo de la jornada laboral, que permita a los funcionarios esparcir y generar un vínculo de amistad con sus compañeros de trabajo. Para ello, es esencial que el comedor sea un ambiente agradable, y no un diseño dedicado al marketing y la captación de clientes.

El primer paso es garantizar que el espacio destinado al comedor es suficientemente amplio, no solo para alojar las mesas y el demás mobiliario necesario para exponer y servir la comida, sino que también para permitir que los comensales se muevan, puedan servirse y sentarse a comer cómodamente.

  1. Inspírate para inspirar

La funcionalidad es un concepto indispensable a la hora de diseñar y decorar un comedor de empresas. Es muy importante no perder de vista la creatividad y la innovación para proporcionar un ambiente inspirador y relajante a los trabajadores y empleados. Una buena alternativa es buscar ideas en los comedores de empresas que vienen revolucionando el concepto de ambiente laboral, como Google y Facebook.

También la psicología podrá ofrecerte técnicas y conocimientos aplicables a la gestión y al marketing gastronómico para optimizar el ambiente del comedor. Por ejemplo, conocer un poco mejor la psicología de los colores antes de pintar las paredes te ayudará a impactar positivamente en el ánimo de los comensales. Y no olvides elegir una buena iluminación para dar vida a las instalaciones.

  1. No es solo comer, es disfrutar la experiencia

Uno de los mayores errores de gestión de un comedor de empresas es creer que la calidad y la variedad de la comida puede ser inferior a la de un restaurante. Como estamos viendo, las emociones y experiencias vividas durante la alimentación repercuten en el estado de ánimo del trabajador y, en consecuencia, en su productividad.

Un empleado mal alimentado, que se estresa o aburre durante por la falta de calidad nutricional del comedor, no solo puede tener problemas de salud, sino que ello también repercutir negativamente en el desempeño de la empresa.

Si decides administrar un comedor empresarial, necesitarás considerar que tus platos son algo muy importante para el día a día de los comensales. Ello te carga la responsabilidad de asegurarte sobre el sabor y el valor nutricional de tus platos. Por ello, siempre se aconseja contar con la orientación de profesional especializado en nutrición a la hora de elaborar los menús de un comedor.