En los últimos años, hemos sido testigos de una notable transformación en los supermercados, que dejaron de ser simples tiendas de comestibles. Aunque mantienen su función principal de proporcionar productos frescos para cocinar en casa, la dinámica interna ha experimentado cambios significativos.

En un giro evidente, observamos que los metros cuadrados dedicados a los productos frescos se reducen gradualmente. Simultáneamente, el espacio destinado a alimentos preparados y listos para consumir experimenta un incremento significativo. Entre estos extremos, los productos de alimentación semipreparados también ganan terreno.

La transformación y los “mercaurantes”

La línea divisoria entre un restaurante y un supermercado se desdibuja en la actualidad. Algunos restaurantes ofrecen ahora sus productos en formato retail, permitiendo que los clientes se los lleven a casa y los preparen, desde café hasta ingredientes frescos para cocinar.

La evolución en el retail alimentario busca constantemente satisfacer las cambiantes necesidades del consumidor, quien demanda servicios más variados y rápidos. En esta nueva fase de hibridación, se exploran modelos que combinan diferentes sectores para brindar experiencias más completas.

Se ha empezado a usar el término “mercaurante” desde el Congreso de Hostelería de la Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC) en 2019. Esta palabra representa la fusión entre un supermercado y un restaurante.

Estos establecimientos surgieron para permitirle a los clientes disfrutar de sus comidas en el mismo lugar donde realizan sus compras. Ofrecen una variedad de servicios, incluyendo platos preparados, áreas específicas para consumirlos y una gama de bebidas que van desde refrescos hasta cafés.

Los cambios más notorios

Muchos supermercados, o mercaurantes, han propuesto cambios notorios en respuesta a esta nueva tendencia. Los más visibles son los siguientes:

Transformación en las secciones tradicionales

En las secciones de frutas y verduras, ya no es raro encontrar opciones como frutas cortadas, verduras limpias y dosificadas, así como ensaladas listas para consumir.

Así mismo, en las áreas de carnes y pescados, esta tendencia se repite. Caldos, charcutería, salsas y condimentos ofrecen opciones que facilitan la combinación de ingredientes para crear comidas con poco esfuerzo.

Destaca especialmente el crecimiento en la disponibilidad de platos directamente listos para calentar y disfrutar, una opción que se expande con cada temporada.

Pescado en súper

Nuevos servicios

En muchos de estos establecimientos se han introducido espacios dedicados exclusivamente a la venta de platos cocinados. Algunos ejemplos son las zonas de productos “Listo para Comer” de Mercadona, líder del sector, y servicios similares en Carrefour.

Espacios de consumo

Estos espacios no solo ofrecen opciones culinarias listas para llevar, sino que también ofrecen la posibilidad de disfrutar de ellas en el mismo supermercado. Muchos de estos lugares disponen de mesas y sillas para que los clientes puedan consumir platos y bebidas frescas que el propio supermercado ofrece en la zona.

La transformación del mercado delivery

Todos los supermercados han incorporado espacios para vender sushi preparado a la vista del cliente, desplazando el negocio del sushi en formato delivery. Carrefour y Casa Ametller son ejemplos notables de supermercados que han capturado el mercado del sushi.

Las ventajas

Los mercaurantes le ofrecen comodidad y rapidez al cliente. Estos lugares disponen de zonas con sillas, mesas e incluso microondas, cercanas a la preparación de los alimentos. Su servicio rápido permite a los clientes recoger y disfrutar de su pedido en cuestión de minutos.

La diversidad es una parte integral de esta tendencia. Se ofrecen desde platos tradicionales hasta comidas rápidas. Así mismo, existen opciones saludables, con alimentos frescos, sin ingredientes añadidos ni ultraprocesados. También hay alternativas veganas o vegetarianas.

La accesibilidad económica es otro rasgo distintivo de estos establecimientos. Cobran solo por los alimentos consumidos y no por el servicio, con lo cual proporcionan una opción más asequible en comparación con los restaurantes tradicionales.

Ejemplos notables

Las principales cadenas líderes de supermercados han adoptado con entusiasmo la tendencia de los mercaurantes, viéndola como una oportunidad para expandir su negocio en el ámbito de la comida preparada.

Algunos de los ejemplos más notables son los siguientes.

Ikea: pionero en la fusión de experiencias

Ikea, la reconocida firma sueca, fue pionera en instaurar el concepto de “mercaurante” en sus tiendas. Su área de aperitivos y la variedad de productos internacionales no solo ofrece opciones para llevar, sino que también se ha convertido en un referente en este innovador enfoque.

Mercadona: “Listo para comer”

Mercadona, una de las principales cadenas líderes en supermercados, ha integrado exitosamente el concepto de “mercaurante” en su modelo de negocio. Además de ofrecer comida para llevar, proporciona un espacio dedicado para que los clientes degusten sus productos y disfruten de un café, proporcionando una experiencia completa.

Dia and Go

La cadena de supermercados Dia ha inaugurado una línea de tiendas llamada “Dia and Go”, que va más allá de la mera compra de productos. Estas tiendas ofrecen opciones para tomar café, infusiones, zumos naturales, sándwiches y bebidas frías, incluso con un asador de pollos para satisfacer diversos gustos y necesidades.

Carrefour

Carrefour, otra de las grandes cadenas, se ha sumado a la tendencia de los “mercaurantes”. Ofrece a los clientes una amplia variedad de platos preparados para disfrutar en el establecimiento, brindando opciones para desayunar o llevar la comida a casa, proporcionando así una experiencia versátil y cómoda.

Una tendencia consolidada

La fusión entre supermercados y restaurantes ya es una tendencia consolidada. La versatilidad, funcionalidad y la eficiencia en el ahorro de tiempo son los factores clave en el éxito de los “mercaurantes”.

Lo que antes era un concepto innovador ahora se ha convertido en una opción relativamente común dentro del panorama de la restauración. Su gran fortaleza estriba en que este modelo ha sido capaz de “leer” de manera adecuada las nuevas necesidades de los consumidores modernos.

Pese a todo, hay un elemento de percepción que no deja de ser curioso. Al abordar el fenómeno del “take away” (o “comida para llevar”), algunas grandes cadenas líderes rechazan su conexión con el concepto de restaurante.

Aunque compiten directamente con los restaurantes, persiste una extraña negación de esta realidad, quizás porque cuestiona la percepción tradicional de lo que constituye un supermercado.

Comparte