El marketing de contenidos es una estrategia imprescindible para que el restaurante se sostenga en el escenario gastronómico en tiempos de coronavirus.  Las tecnologías en general, el marketing digital en particular, se han vuelto importantes recursos.  Los cambios en la vida de la gente, en sus hábitos, en su manera de comprar y de consumir, obligan a repensar el restaurante. El objetivo siempre es satisfacer las expectativas de los clientes, y estas expectativas han cambiado radicalmente.

La digitalización

Las personas se han integrado a la digitalización de las costumbres.  Las restricciones para salir provocaron que Internet y las nuevas tecnologías, se hayan vuelto protagonistas. Por internet se han mantenido las comunicaciones familiares y de amigos. Internet he permitido comprar y abastecerse sin moverse de casa y sin riesgos. La digitalización de la vida es la realidad actual. Las tiendas digitales y los deliverys son tendencia. Y seguramente aunque el coronavirus se aplaque, esta nueva realidad seguirá vigente.

El gran desafío de los restauradores es  crear vínculos con potenciales clientes y mantenerlos. Con la presencialidad reducida, los medios digitales son la opción que se adecua a los nuevos comportamientos.

Las personas acuden a los dispositivos digitales para buscar la información que necesitan, para entretenerse, para comunicarse, para comprar. Acercarse a la gente para satisfacer estas inquietudes, es una forma de permanecer en la vida de las personas. De esta manera el marketing de contenidos pone al restaurante en el escenario habitual del público objetivo. Y es una estrategia muy efectiva para generar confianza.

Marketing para tu restaurante

El marketing de contenidos mueve las decisiones de los clientes

A la hora de elegir un restaurante para salir a comer, el potencial cliente atiende a varios aspectos. La propuesta y el menú es uno de ellos. El precio también incide. Pero estos factores, que antes eran los más importantes, no son los únicos. 

La seguridad se ha vuelto una exigencia básica. Las personas observan minuciosamente la información que el restaurante brinda acerca de la prevención de contagios.  Para tomar su decisión, el potencial cliente necesita sentir que ese restaurante que elige está cerca. ¿Y qué implica estar cerca? Mostrar que el restaurante piensa en ese cliente, que lo cuida, que le ofrece lo mejor. En síntesis, es hacerle ver que puede confiar en él.

La publicidad tradicional  ha perdido poder y vigencia. La gente es cada vez menos receptiva a los mensajes publicitarios de siempre.  Es muy raro que alguien decida algo por haber visto una publicidad. En su lugar, los contenidos son la gran puerta de entrada a la vida de los potenciales clientes. Es necesario meterse en el día a día, dar la respuesta que las personas buscan.

Una estrategia de marketing de contenido bien construida, atrae potenciales clientes y los convierte en clientes.  Es un camino para reforzar la marca del restaurante.  Y, fundamentalmente, se trata de un método eficaz para estar siempre presente en la vida de las personas.

Tips para desarrollar marketing de contenido en el restaurante

La base del marketing de contenidos es, precisamente, generar contenido útil y acercarlo a la gente.  Realmente son contenidos de temática variada, que mantengan el hilo conductor del negocio, claro está.  La idea es que cuando las personas busquen información sobre algún tema, el buscador las guíe a la web o al blog del restaurante.

Una vez en la web del restaurante, seguramente el potencial cliente navegará por la página. Conocerá la propuesta del restaurante, tendrá oportunidad de realizar consultas. Es decir, se fijará en el local.  Así se cumple la función de atraer tráfico a la web. Indirectamente, estará en contacto con él. Estos contenidos son un plus que el potencial cliente valora.

Marketing

¿Cómo integrar los contenidos a la estrategia de marketing del restaurante?

Conocer a los potenciales clientes

En el marketing de contenidos, el objetivo directo no es vender sino aportar valor a los clientes. Por lo tanto, es necesario conocer bien sus necesidades, sus expectativas, sus intereses, sus gustos. 

El conocimiento de los clientes potenciales es la base para segmentar los contenidos, y ofrecer información personalizada y útil. La idea es ofrecer contenidos que atiendan a las características de los usuarios. A través de esos contenidos, se establecerán los vínculos del local con las personas.

No solamente hay que publicar descripciones de platos y del local. Es necesario llegar indirectamente al cliente a través de información, entretenimiento o temas relevantes. Noticias del mundo de la gastronomía, asuntos de salud y alimentación, curiosidades de algunos ingredientes, recetas prácticas, son algunos ejemplos.

Ofrecer contenidos de calidad

El marketing de contenidos tiene como meta despertar el interés de las personas. De esta manera, se sostiene el vínculo. Pero para que esto ocurra, los contenidos deben ser de calidad. ¿En qué consiste esta calidad? Un contenido de calidad es serio y veraz en las ideas que expresa. Es relevante, interesante, actual.  Además, está bien escrito desde el punto de vista del lenguaje.  Son condiciones básicas para que los contenidos sean considerados serios y se valoren.

Los contenidos de calidad crean reputación de autoridad, de conocimiento, de liderazgo. Los potenciales clientes que acceden a esos contenidos sentirán confianza y estrecharán sus vínculos con el restaurante. Y así, pasarán de ser leads o simples contactos a convertirse en clientes.

La elección de los canales

Es importante estar presente en los canales más utilizado por el target al que el restaurante apunta a atraer.  El “hogar” del restaurante en internet siempre será la web. Las redes sociales serán útiles para atraer tráfico a la web, para que las personas lleguen a ella. Y en la web, el blog con contenidos tendrá un lugar relevante.

Facebook, Instagran, Twitter, son las redes más adecuadas. También son muy útiles las especializadas en hostelería.  Es fundamental ser constante en las publicaciones, es decir, estar pendiente de la renovación y especialmente, del intercambio con el público.

Toda observación de un visitante tiene que tener respuesta inmediata, de lo contrario la estrategia fracasa. Son tiempos de instantaneidad y las personas esperan respuestas inmediatas. Por lo tanto, encarar una estrategia de marketing de contenido exige dedicación y tiempo.

El marketing de contenidos contribuye a recuperar la confianza. Los buenos contenidos posicionarán al restaurante como experto en las áreas en las que trabaja.  Entregarán generosamente información útil a los consumidores, y estos  sentirán que es experto y que sabe lo que hace. Por tanto, fortalece la reputación de la marca.

Comparte