El mercado del vino en Estados Unidos se muestra como una verdadera oportunidad para el mundo vitivinícola. Un informe publicado en la revista ‘Vitisphere’ muestra que este país ocupa el tercer lugar en el ranking de los países consumidores de vino.

En USA, son millones de habitantes que consolidan en sus costumbres la cultura del vino.  Y al hacerlo, se abren nuevas puertas a los países cuya producción vitivinícola está ávida de nuevos mercados.

El dato es corroborado por el Observatorio Español del Mercado del Vino. Los datos muestran que Estados Unidos potencia su inversión en vinos, aumentando gradualmente sus compras. La evolución es positiva en todas las categorías de la bebida: envasados y a granel, de mesa o espumosos, jóvenes, viejos, etc.

El mercado del vino en Estados Unidos: proveedores beneficiados

¿El principal beneficiario de estas compras? Italia, que se ha constituido en el primer proveedor. Australia es el segundo abastecedor, especialmente con vinos a granel; Francia también ingresó en el mercado americano.  La cuota que ocupa España es  baja, si se mide en relación al hecho de que España es el principal exportador mundial de vino.

El mercado del vino en Estados Unidos es relativamente joven. La cultura vinícola está en crecimiento, pero todavía es muy nueva. Sin embargo, el norteamericano medio comienza a experimentar el conocimiento de las notas que hacen a un producto de calidad.

Los millenials que tienen entre veintiuno y treinta y ocho años, constituyen la franja demográfica que representa el 42% del consumo total del vino en el país. Un buen dato para tener en cuenta por los que aspiren a marcar presencia en el mercado del vino en Estados Unidos.

El crecimiento constante  de los consumidores cada vez más conocedores, plantean renovadas exigencias en cuanto a calidad. De ahí que pensar en ingresar a un mercado tan vasto y prometedor como es el estadounidense, supone calidad y buen precio en las ventas. Y, claro está, estrategias de marketing que atraen la atención de este mercado que presenta un enorme potencial.

Factores importantes para trabajar con el mercado del vino en Estados Unidos

El del vino es, sin duda, un mercado que ofrece grandes oportunidades, con un potencial que es preciso encarar con previsiones. Ocurre con el vino lo mismo que con cualquier otro rubro de exportación. Hay que conocer las características del consumo y las exigencias del país de destino a la hora de ingresar productos desde el exterior.

1- La estructura política del país genera cierta diversidad de requisitos para los productos importados. La legislación establece pautas y condiciones diferentes en los distintos estados. Sin embargo, existen algunos factores que son comunes y generalizables, independientemente de la región o estado de destino.

2- El ingreso del vino debe realizarse a través de un importador que tenga licencia federal. Él será el intermediario que revenderá el producto a distribuidores y mayoristas, quienes, a su vez, lo trasladarán a los minoristas. Es el clásico sistema de “tres escalones” (Three Tier System) que está regulado por la ley. No existe venta directa desde el exportador al consumidor.

Impuestos y mercados

2- Impuestos y aduanas. Para vender vino a los Estados Unidos hay que pagar tres impuestos: los aranceles, las tasas de trámites aduaneros y el Impuesto Federal del Alcohol. Es impensable saltarse alguno de ellos.

3- La búsqueda de mercado para vender vino a los Estados Unidos debe tener en cuenta los estados en los que se consume más. Siete de los cincuenta estados consumen más de la mitad del total. Ellos son California, Nueva Jersey, Texas, Illinois, Florida, Nueva Yordk y Massachusetts.  Focalizar la atención y los esfuerzos en esos estados puede resultar beneficioso.

Estrategias de comercialización y estadísticas

servicio de sala

4- Existe un alto consumo de vino nacional, que supone el 77% del total. Por tanto, es una estrategia muy efectiva investigar las características de la producción propia. De este modo se podrán identificar los rasgos que los estadounidenses valoran, lo que  permitirá adaptar el producto que se va a exportar al público de destino.

5- Las estadísticas muestran que el 60% de los consumidores de vino son mujeres. Ellas son, además, quienes lo compran. Un dato fundamental a la hora del marketing y del diseño de etiquetas.

6- ¿Qué vino prefieren los estadounidenses?  El vino de mesa es el preferido, con un 92% de consumo. Existe casi paridad entre el blanco y el tinto; muy por detrás están los espumosos, con un 5% de preferencias.

7- La presencia en internet es importante. Los escasos conocimientos específicos acerca del vino hacen que el americano medio se guíe por las descripciones y opiniones online.  El hecho de mostrarse en las redes es fundamental para posicionarse en el mercado del vino en Estados Unidos.

8- Para el traslado del vino hacia los Estados Unidos, el canal de preferencia es el marítimo. Esto es importante a la hora del envasado.  La empresa exportadora debe tener en cuenta las condiciones de luminosidad, humedad y cambios de temperatura que pueden afectar a sus productos. Las opciones de contenedores refrigerados son una posibilidad, individuales o compartidos.

Conclusión

Toda empresa que tenga intenciones de ingresar al mercado del vino en Estados Unidos tiene que esforzarse más allá del producto.  Debe enfocarse en seducir a un consumidor joven y sediento de esta bebida.

El tema de los precios es clave. Se estima que el consumidor final paga tres veces su precio en supermercados y cinco veces en restaurantes; los márgenes del importador, el distribuidor y el minorista incrementan el precio desde su salida de la bodega hasta la mesa del consumidor final. Esto puede ser un obstáculo para que algunos vinos puedan competir en el mercado americano.

Comparte