Mantener vigente un restaurante, conquistar nuevos clientes y fidelizar a los ya existentes, exige trabajo constante. Pero no solo se trata de cocinar bien y de ofrecer platos originales. Es necesario además desarrollar acciones de marketing que complementen la gestión específicamente gastronómica.

Los comensales tienen que recordar una experiencia perfecta vivida en el local. Y el concepto de “experiencia perfecta” encierra mucho más que los buenos platos. Si el cliente se sintió atendido, halagado y feliz desde el momento que pisó el restaurante, es muy probable que vuelva. Es posible también que recomiende el local a sus amigos.

Por lo tanto, un buen plan que detalle las acciones de marketing pensadas para el restaurante será una herramienta muy útil. Nada debe quedar al azar, Todos los detalles estarán previstos. El centro del plan debe ser, claro está, la satisfacción del cliente.

Acciones de marketing que agregan valor al restaurante

No se necesitan grandes inversiones para realizar un marketing oportuno y eficaz. Es más que nada, asunto de visión, de organización, de gestión de recursos.

Algunos aspectos cotidianos que se deben atender:

Clientes solitarios o en grupos

Hay diferentes tipos de clientes que visitan un local. Están los solitarios, los que van en pareja, los clientes-familias, los grupos de amigos. Es preciso organizar el restaurante para que cada uno encuentre un lugar que le sea cómodo.

Disponer mesas para dos y otras para grupos más numerosos, hará que las personas sientan que el local está pensado para su atención personalizada. Será preciso organizar la distribución de modo que los grupos numerosos y los clientes ruidosos no molesten a los más tranquilos.

Actitudes amistosas de reconocimiento

Llamar al cliente habitual por su nombre y mostrar que el restaurante conoce sus preferencias, dejará al comensal satisfecho aun antes de la comida. Una persona que se siente reconocida y valorada, se va a predisponer a vivencias positivas.

Anticipación

Es un buen hábito que los camareros observen a los clientes durante su estancia en el restaurante. La intención es anticiparse a sus necesidades. El comportamiento de las personas generalmente ofrece indicios de que necesitan algo. Buscar con la mirada al camarero es uno de estos signos frecuentes.

Estar atento a los detalles es una buena estrategia. Hay que anticiparse a la incomodidad por el lugar en el que está su mesa, o a si tiene frío o demasiado calor; en muchos casos, el hecho de ofrecer un cambio de sitio dejará feliz al comensal.

La carta

Otra de las acciones de marketing que beneficiarán al restaurante, es diseñar bien la carta. Esto incluye, en primer lugar, la facilidad para utilizarla. Si es demasiado grande y pesada, incomodará. Si es muy pequeña al cliente le costará leer. La distribución y organización visual, el tamaño de la letra y las imágenes son importantes.

Es fundamental describir bien cada plato. Las palabras son como varitas mágicas que transmiten entusiasmo y que pueden hacer agua la boca de las personas. Un plato descripto con un poco de poesía atrapará el interés del comensal. Una descripción que provoque el deseo de consumir favorecerá las ventas. 

Detalles especiales

Es muy efectivo preparar detalles para momentos especiales de los asistentes. Una pequeña tarta de cumpleaños con una vela, una flor para las clientas, agregarán un plus adicional a la experiencia.

Pensar en los niños

Diseñar acciones de marketing especialmente destinadas a los niños ofrece buenos resultados. Menús infantiles, sillas especiales para las diferentes edades, manteles para pintar, zona de juegos que alivien a los padres cuando los niños se aburren, son detalles que atraerán clientes.

Los padres deben percibir que sus hijos son bienvenidos, y que en el local todos disfrutan sin tensiones.

El momento de pagar

Facilitar las formas de pago es una de las acciones de marketing que se debe diseñar con detalle. El pago en caso de personas solas o de parejas no ofrece dificultades. Pero cuando se trata de grupos numerosos, puede ser un problema. Algunos pagan individualmente lo que consumieron, otros dividen el total entre todos, usan tarjetas o efectivo.

Si el camarero no está preparado para estas situaciones, complicará a las personas y todos pasarán un mal momento. Los clientes deben sentir que pueden pagar cómo quieran y que sus deseos no son problema. Esto  hará que el grupo vuelva.

El personal

La formación del personal de sala es clave. Contratar personas carismáticas, que transmitan buen humor, proactivas por naturaleza mejorarán la atención al cliente. Será preciso capacitar a ese personal de acuerdo con el plan de marketing previsto. Todo el personal del restaurante debe saber claramente cómo debe actuar, y cuál es la política de la empresa en lo que a atención al cliente se refiere.

La presencia en internet y en las redes es clave

Internet es el gran escaparate donde todos los comensales y posibles clientes miran a la hora de elegir un restaurante. Imágenes, promociones, información detallada, dirección, formas de contacto, mecanismos de reserva, son datos importantes. Integrarse al mundo digital es imprescindible para cualquier restaurante que quiera mantenerse vigente.

Evaluación y modernización

La evaluación es una acción que impacta en el restaurante. Crear una base de datos propia o utilizar la información global que ofrecen las empresas especializadas, es base para la mejora. Las acciones de marketing deben incluir la mejora continua, y para que sea posible, es preciso evaluar.

Evaluar es informarse y valorar qué se está haciendo bien y qué debe cambiar. Y a partir de esa valoración, se generarán los cambios pertinentes. Gustos y expectativas de los clientes, horarios y preferencias, desempeño del personal, organización del local, todo debe ser objeto de evaluación continua.

El marketing ayuda a generar imagen. Por tanto, el paso previo es tener claro qué esperas que los clientes vivan en tu restaurante y qué deseas que opinen de él.  Todas las acciones que se emprendan deben estar orientadas a ese objetivo.

Fuentes de imágenes: Escuela Hofmann  /  Gourmet Marketing  /  Arabuko