La Inteligencia Artificial (IA) ha abierto el camino revolucionario en la relación entre el hombre, la tecnología y la manera de hacer las cosas. Se ha vuelto protagonista en un escenario caracterizado por las automatizaciones y la sustitución de las personas en tareas repetitivas que no exigen demasiada creatividad ni estrategia.

La gastronomía, la atención de la salud, la educación, el ocio, entre otros ámbitos de la vida, experimentan el impacto de la IA, al tiempo que surgen nuevos desafíos, especialmente vinculados con el empleo.

Es una carrera que parece no tener final. Cada innovación supera a la anterior y, a su vez, genera nuevas inquietudes. Lo cierto es que la inteligencia artificial es parte del mundo gastronómico y envuelve con su ola a la restauración.

¿En qué sector del restaurante puede utilizarse inteligencia artificial?

El restaurante es un espacio multisectorial que funciona como un sistema. Cada sector influye en los demás y todos juntos contribuyen a la buena experiencia del cliente. La IA cuenta con aplicaciones para la mayor parte de los ámbitos de un establecimiento gastronómico.

En la cocina, que es el corazón del restaurante, en el servicio en sala de los comensales, en los sistemas de pago, en el marketing y el manejo de las redes sociales, en la gestión, puede integrarse la IA para mejorar la operativa y los resultados, incluidos los económicos.

Novedades 2024 de inteligencia artificial para los restaurantes

Con IA es posible mejorar la eficiencia del restaurante y optimizar la experiencia del cliente. Dos aspectos claves que impactan en la rentabilidad.  

¿Cuáles son los sistemas con IA que marcan tendencia en el sector de la restauración?

1. El robot camarero

El robot camarero está transformando el área de atención al cliente. Estos robots adquieren cada vez más autonomía y funcionalidades.

¿Qué puede hacer un robot camarero? Todo depende del modelo y de las posibilidades que este disponga. Los más completos hacen de todo: toman comandas, entregan alimentos y bebidas, limpian las mesas y hasta pueden resolver problemas. Algunos están diseñados para recibir a los clientes y acompañarlos a una mesa reservada o asignarles una libre.

La integración de tecnología de última generación, como el reconocimiento facial, les permite interactuar con los clientes frecuentes, recordar sus preferencias y visitas anteriores. También son capaces de realizar sugerencias en función de esas visitas previas.

Todas las tareas las realiza a la perfección, pues no se equivoca. Por lo tanto, reduce el margen de error que suele dejar mal parado al restaurante, perjudicando la imagen en los comensales afectados.  

Para el cliente, el robot es un atento camarero que lo conoce, que sabe lo que necesita y que está siempre atento. Para el restaurador es una máquina más que llegó al restaurante para aliviarle la vida.

2.  La IA en la cocina

La inteligencia artificial es muy útil también en la cocina. Automatiza tareas que ocupan tiempo que las personas pueden dedicar a aquello en lo que son insustituibles. Con IA en la cocina es posible:

  • Gestionar inventarios anticipando necesidades de compras y proponiendo menús de acuerdo a las tendencias del momento y a las existencias de insumos. Con IA se pueden analizar datos históricos de ventas y consumo para estimar las compras, lo que mejora la eficiencia en la cadena de suministros.
  • Personalizar el menú para cada cliente o grupos de clientes a partir del análisis de preferencias y restricciones alimentarias.
  • Apoyar al chef en la creación de platos innovadores, adelantando los resultados de la combinación de sabores y de texturas. También puede idear presentaciones originales que sorprendan al comensal.
  • Contribuir a la economía mediante la reducción de desperdicios. La exactitud en los cálculos y la posibilidad de proponer sustitución de ingredientes disponibles evitan desperdicios y optimiza el rendimiento.
  • Controlar la calidad pues permite inspeccionar los alimentos y detectar defectos o contaminación. Por tanto, contribuye a garantizar la calidad y seguridad de los alimentos en el restaurante.

Estas son algunas de las utilidades que la IA ofrece en la cocina del restaurante.

IA en restaurante

3. Puntos de autoservicio

En el 2024 muchos restaurantes están instalando kioscos de autoservicio en los que los clientes realizan sus pedidos y los pagan. Son máquinas con inteligencia artificial que dispone de una pantalla táctil en la que el cliente va eligiendo sus preferencias.  

La máquina guía al cliente puede responder inquietudes y solicitudes de sugerencias. Completa el ciclo con sistemas de pago, de modo que cuando el cliente se aparta del kiosco, retira su comanda y se sienta a disfrutarla o se la lleva.

Menos tiempo de espera y más precisión en los pedidos que reducen errores y evitan devoluciones son ventajas que ofrecen estos sistemas con IA. Desde el punto de vista del restaurador, se requiere menos personal por lo que se favorece la economía del negocio.

4. La IA en la gestión

Desde la gestión se coordina todo el sistema que es el restaurante en sí mismo. Sin duda uno de los ámbitos en los que la IA tiene mayor impacto en el funcionamiento del restaurante, es en la gestión.

La IA como herramienta de gestión permite optimizar los turnos del personal atendiendo a la predicción de demandas y a las habilidades de los empleados. Además, el análisis de bases de datos que realiza la IA ayuda a mejorar la experiencia de los clientes y contribuye a la fidelidad.

La gestión de reservas es otro punto que la IA optimiza en la gestión. El sistema puede anticipar tiempos de espera para los clientes, asignar automáticamente las mesas disponibles atendiendo a las colas de clientes, atender preferencias según la disponibilidad.

5. El marketing y las redes sociales

Las redes sociales juegan un rol muy importante en la captación de clientes. La IA puede analizar los comentarios de los clientes en las redes y sitios de reseñas para detectar problemas frecuentes.  Hace posible el seguimiento de la resolución de problemas y cuestionamientos e identifica tendencias.

Con herramientas de IA el restaurante puede programar campañas dirigidas, minimizando los costes de la operativa. Realiza la segmentación de clientes, propone recomendaciones personalizadas, es capaz de idear publicidad inteligente.

¿Qué hace falta para tener inteligencia artificial en el restaurante?

La IA es cuestión de tecnología, software, informática. Por lo tanto, se requiere inversión en dispositivos y en una buena conexión a internet. Esa es la base. El resto es, principalmente, software y plataformas.

Para integrar la inteligencia artificial al restaurante es conveniente acudir a empresas especializadas en soluciones de IA que atiendan a las necesidades del restaurador y a las características del negocio. 

Es un viaje sin retorno. Cuando se prueba una aplicación y se valoran los resultados, siempre se aspira a ir a más. Lo cierto es que la IA puede hacer la diferencia en rentabilidad y éxito.

Comparte