Las decisiones acerca de las compras de equipamiento para el restaurante suelen ser motivo de tensiones.  Y es natural que así sea, pues la responsabilidad de quien decide es grande. Se trata de hacer rendir la inversión lo más posible y que la compra sea la adecuada. Hasta en la elección de un simple  lavavasos se generan muchas dudas en cuanto a los equipos de lavado.

Cada máquina tiene sus secretos y a veces no es fácil descubrirlos.  En el mercado se ofrecen muchos modelos con detalles diferentes. La elección de lavavasos, que debería ser sencilla, no lo es. No se trata de comprar cualquier máquina para cumplir con el trámite. Hay que informarse y mirar bien para que la opción elegida sea satisfactoria y el gasto se justifique.

¿Hace falta un lavavasos en el restaurante?

Las prisas en la cocina en las horas de gran ocupación siempre son un problema. A veces, la vajilla no alcanza y no se puede dejar acumular sin lavar.  Este es el motivo fundamental por el que los restaurantes instalan equipamientos lavavajillas y lavavasos. 

Además de liberar tiempo del personal, el lavavasos asegura una adecuada higiene de las piezas. El vaso o la copasiempre se mira con atención, quizás porque es lo primero que llega a la mesa. Y nada hay más desagradable para un cliente que recibir un vaso o copa mal lavado, pensará que toda la higiene es pésima y no volverá jamás. Y, por supuesto, sus valoraciones en redes y en directo con sus conocidos, destruirán la reputación del local.

Por todo ello, es imprescindible disponer de un lavavasos profesional en la cocina del restaurante.  Ofrece la tranquilidad de vasos bien lavados y relucientes, y siempre habrá vasos y copas limpios disponibles.

La elección del lavavasos para el restaurante

En la elección del lavavasos es importante tener en cuenta varios aspectos.

Uno fundamental es el conocimiento certero de las necesidades del restaurante.  La densidad de trabajo del local y la disponibilidad de vasos y de copas, son dos factores determinantes.  El cálculo de cuántos vasos habrá que lavar por hora en los momentos de mayor ocupación, es un dato básico para  la elección del lavavasos.  Esto determinará el volumen de carga de trabajo que la máquina deberá soportar.

Una vez definida la capacidad de trabajo, hay que atender a las demás características del lavavasos.  ¿Cuáles?

  • Tamaño de la caja exterior. El espacio es siempre un asunto importante. De nada vale encontrar el mejor lavavasos para el restaurante si después no hay lugar dónde ubicarlo.  Una cocina profesional organizada no debe instalar el lavavasos en cualquier lugar, tiene que tener en cuenta los sectores definidos. Además, el equipo necesita una fuente de agua e instalación de desagüe. Estos elementos determinan también el espacio, y por tanto, las dimensiones del lavavasos.
  • Diseño interior.  En especial, en el momento de la elección de lavavasos para el restaurante, hay que mirar detenidamente el interior. ¿Es cómodo el sistema de apoyo adentro de la máquina? ¿Es fácil colocar las piezas de vajilla y menaje, y retirarlas una vez terminado el proceso de lavado?

Una forma para asegurarse de estos aspectos es probar, es decir, llevar copas y vasos al punto de venta del a máquina y hacer pruebas. Es un camino que asegurará la utilidad.

  • Tamaño de la cesta.  Hay lavavasos con cestas de diferentes tamaños, que determinan la cantidad de vasos por lavado.  La cesta de 30 o 50, es apta para un establecimiento pequeño. Un restaurante mediano o grande funcionará bien con un lavavasos con cesta de 40×40. Para restaurantes con mucho movimiento suelen usarse los lavavajillas de capota, que permiten lavar vasos y demás utensilios.  Para restaurantes que atienden eventos, fiestas y banquetes, el más práctico es el lavavajillas de cinta. Lava toda la vajilla, y tiene un rendimiento de miles de piezas por hora. Incluye la función de lavavasos.
  • Calidad.  La calidad del lavavasos tiene que ver con su duración, y la duración justifica la inversión.  Analizar el respaldo de los fabricantes, investigar la trayectoria de la marca y la permanencia en el mercado, aporta datos a tener en cuenta. 
  • Altura de copas y vasos. Hay que tener atención especial a esta situación, que a veces pasa inadvertida y los vendedores no mencionan. ¿Caben los vasos y copas más altos? Los lavavasos tamaño estándar prevén alturas de 15 cm a 22 cm. Actualmente hay  copas de cerveza y de vino de 27 cm y de 29 cm. Un detalle muy importante para tener en cuenta
  • ¿Qué garantía ofrece la marca? Esa garantía representa la confianza que el propio fabricante tiene en su lavavasos.  Por tanto, generalmente los que ofrezcan más tiempo de garantía, seguramente fabrican mejores máquinas.
  • Mantenimiento.  El tema de los técnicos y los repuestos  hay que preverlo también.  ¿Hay repuestos en plaza? ¿Es fácil encontrar un servicio técnico de la marca?  Aunque en el momento de la compra no parece un dato importante porque la máquina es nueva, indudablemente hay que pensar a corto plazo.

¿Por qué comprar lavavasos aparte del lavavajillas? Para separar los ciclos de lavados y evitar que el de los vasos no se complique con la suciedad del resto de la vajilla.  La mejor elección es siempre la que ha sido planificada  y basada en información.

Este artículo fue modificado el 9 marzo, 2020 16:42