El traspaso de un restaurante es un proceso por el cual el propietario traspasa por venta o donación todos los activos y derechos relacionados con el negocio a un interesado en adquirirlos.

Se establece un contrato entre el que traspasa y el que recibe mediante un documento que registra y formaliza la cesión de bienes y obligaciones vinculadas al restaurante.

¿Cuáles son las causas más frecuentes por las que se traspasa un restaurante?

Existen varios motivos por los que se traspasa un restaurante.

Problemas financieros

La causa más común y frecuente por la que se traspasa un restaurante son los problemas financieros. Cuando las pérdidas son consistentes y hay serias dificultades para cubrir los gastos, el propietario podría optar traspasarlo.

Salud, problemas personales, agotamiento

Las complicaciones en la vida personal pueden provocar un estrés acentuado. El propietario siente que ya no puede dedicarse al restaurante y el negocio decae. Si la persona se da cuenta de que su vida ha cambiado y no podrá volver a trabajar como antes, podría optar por traspasar el restaurante.

«Esto no es para mí»

Es el caso de un emprendedor que abre un restaurante sin experiencia previa en el sector. A medida que pasa el tiempo se da cuenta de que no le gusta ese trabajo, que no despierta ninguna pasión y que el restaurante lo agota. Es otro motivo para traspasar un restaurante.

Estos son algunos de los motivos más comunes por los que se traspasa un restaurante. Hay otros, como los problemas en la gestión, la dificultad para retener el personal, los conflictos internos, los cambios en la demanda de restaurantes en el área en la que está localizado. 

Sean cuáles sean los motivos por los que el restaurador piensa traspasar el restaurante, es conveniente buscar asesoramiento profesional antes de tomar la decisión definitiva.

Traspaso de negocio

¿Qué incluye el traspaso del restaurante?

El traspaso del restaurante puede incluir una variedad de elementos. La siguiente es una lista general de lo que podría incluir, aunque dependerá de los acuerdos específicos entre el vendedor y el comprador.

  • Nombre comercial y marca, que permitirá al nuevo propietario utilizar la identidad que ya tenía el negocio.
  • Activos tangibles: equipo de cocina, muebles y elementos decorativos, utensilios de cocina, vajilla, cristalería, cubertería y cualquier otro activo físico que se use en el restaurante.
  • Activos intangibles. Además del nombre comercial y marca, generalmente se traspasa el contrato de arrendamientos, las licencias y permisos, recetas exclusivas, entre otros.
  • Inventario de alimentos, bebidas y suministros.
  • Bases de datos de clientes y proveedores. La lista de clientes habituales con información de contacto y la nómina de proveedores suelen ser parte del traspaso.
  • Contratos existentes, como el de arrendamiento, los realizados con proveedores, los del personal pueden formar parte del traspaso.

Es importante definir y acordar en el contrato de traspaso qué elementos se incluyen para evitar confusiones y malentendidos.

El proceso de traspaso de un restaurante

El proceso para el traspaso de un restaurante puede variar por las diferentes regulaciones locales y circunstancias específicas del negocio. Es necesario tener en cuenta que existen dos partes: el que traspasa y el que compra.

Aspectos legales a tener en cuenta

Uno de los aspectos más importantes a considerar al participar en un traspaso de restaurante son los aspectos legales que rodean la transacción. Es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especializado en el sector de la hostelería para asegurarse de que todos los documentos y contratos estén en regla y protejan los intereses de ambas partes.

Algunos de los documentos legales que suelen estar involucrados en un traspaso de restaurante son el contrato de compraventa, los contratos de alquiler o arrendamiento del local, los contratos con proveedores y empleados, entre otros. Es importante revisar detenidamente cada uno de estos documentos para evitar futuros conflictos legales.

Aspectos financieros a tener en cuenta

Otro aspecto clave en un traspaso de restaurante son los aspectos financieros de la transacción. Es fundamental realizar un análisis detallado de la situación financiera del restaurante, incluyendo sus ingresos, gastos, deudas y activos, para determinar su valor real y asegurarse de que el precio de venta sea justo y adecuado.

Además, es importante tener en cuenta los impuestos y tasas que pueden estar asociados a la transacción, así como los costos adicionales que puedan surgir durante el proceso de traspaso. Contar con la asesoría de un contador o asesor financiero puede ser de gran ayuda para asegurarse de que todos los aspectos financieros estén correctamente gestionados.

Los pasos del proceso

En general, el proceso cumple los siguientes pasos:

1. Valoración del restaurante

Antes de ofrecer o de comprar el restaurante para traspaso, es importante realizar una valoración adecuada que permita estimar su valor justo. El valor dependerá de lo que el traspaso incluye, activos intangibles y tangibles detallados más arriba.

Hay que dejar las emociones fuera. Al comprador no le importa todo el esfuerzo y el trabajo realizado por el propietario durante todo el tiempo en que lo administró. Eso no es parte del valor de venta. El precio del traspaso tiene que ser racionalmente establecido.  

¿Qué se tiene en cuenta para fijar el precio?

  • Localización del local. El valor del restaurante dependerá en gran medida del lugar donde se encuentre ubicado. A mejor ubicación, mayor precio.
  • Las licencias. Además de la habilitación obligatoria para abrir el negocio, el restaurante puede tener otras licencias, por ejemplo, de venta de alcohol, de extensión de horario, de venta de tabaco. Todo esto forma parte del valor.
  • El estado del local

Seguramente el comprador se fijará en el estado en el que está el local, en las condiciones del edificio. De estas condiciones dependerá que tenga que invertir dinero en reparaciones, pintura, y en otros arreglos para ponerlo al día.

El equipamiento

El equipamiento ocupa una parte importante en la valoración del restaurante. La diversidad y la antigüedad de los equipos son factores a tener en cuenta.

La rentabilidad

Se debe hacer una estimación real de la rentabilidad del restaurante. Es fundamental ser honesto al informar sobre este aspecto. El comprador puede pedir revisar los registros contables,  y si la información es falsa se podría anular el contrato y deshacerse el negocio.

Contar con el asesoramiento de un experto en tasaciones siempre será más seguro y garantizará la determinación de un precio justo.

2. Preparación de la documentación

Se debe reunir toda la documentación necesaria para el traspaso: contratos de arrendamiento, licencias y permisos, registros financieros, inventario de activos y cualquier otro documento relacionado con el restaurante.

3. Negociación de las condiciones del negocio

Es conveniente disponer de etapas de negociación en las que el dueño y los potenciales compradores uno a uno definan las condiciones. Esto permitirá que a la hora de firmar el contrato no existan sorpresas.

El comprador podrá tomarse un tiempo para revisar la documentación del restaurante, incluidos los registros contables.

4. Firma del contrato y finalización del proceso de traspaso

Con la firma del contrato en el que se han registrado todas las condiciones estipuladas y aceptadas por las partes se concreta el traspaso del restaurante.

5. Cambio de titularidad del restaurante

Es el trámite mediante el cual se cambia el nombre del titularidad del restaurante en los documentos. Tanto el vendedor como el comprador tienen que estar dados de alta como hosteleros. Será necesario presentar el contrato del traspaso, las licencias existentes, la escritura de la empresa, CIF o DNI del propietario y del futuro titular.

Una vez realizado el cambio de titularidad del restaurante, el comprador queda comprometido a mantener el negocio en actividad por lo menos por un plazo de seis meses.

El proceso de traspaso de un restaurante tiene sus complejidades. La presencia de un profesional que tenga experiencia en traspasos de negocios garantizará que no haya inconvenientes para ninguna de las dos partes.

Comparte