La ubicación de un restaurante no es simplemente un detalle logístico. Elegir bien el lugar en el que funcionará es un cimiento sobre el cual se construye el éxito del negocio. El lugar influye en aspectos claves que determinan la afluencia de clientes y, por lo tanto, la rentabilidad económica.

La elección del lugar depende en gran medida del proyecto del restaurante. Los espacios apropiados para algunos tipos de establecimientos no lo son para otros. Por lo tanto, antes de comprar o rentar un local se debería tener visualizado en detalle el restaurante y su dinámica.

8 consejos útiles para elegir el mejor lugar para un restaurante

Vemos a continuación algunos consejos para tener en cuenta cuando se elige el lugar en el que funcionará el restaurante.

1. Definir el cliente objetivo

El concepto de cliente objetivo es fundamental para decidir qué lugar conviene. Se refiere al target de personas que se pretende atraer al restaurante. En función del cliente objetivo se propone un menú, se elige el mobiliario, la estética, la ambientación. 

Independientemente de que cualquier persona pueda elegir el restaurante, identificar y definir el cliente objetivo es crucial para el éxito del negocio.  Ejemplos de clientes objetivos que definen la elección del local son:

Oficinistas y trabajadores urbanos

Para restaurantes que se propongan atraer este tipo de clientes, será bueno elegir un local ubicado en zonas de oficinas y negocios, como pueden ser polígonos industriales y zonas similares. Estas personas generalmente buscan comida rápida durante el almuerzo o después del trabajo. Los restaurantes con este perfil suelen ofrecer menús del día, platos rápidos y servicio eficiente para atraer a las personas que tienen poco tiempo para el almuerzo.

Clientes jóvenes, estudiantes universitarios

Si el restaurante está pensado para jóvenes, es una buena idea elegir un lugar cerca de un campus, universidad u otro tipo de centro educativo.

Transeúntes y turistas

Si el servicio tiene como destinatarios a los transeúntes, entre los que se encuentran los turistas, es necesario instalar el restaurante en una zona de mucho tráfico peatonal. Una zona de atracciones turísticas y mucho tráfico de peatones será el lugar especial para este tipo de restaurantes.

Clientes de alto poder adquisitivo

Este tipo de clientes potenciales requieren de locales en zonas residenciales. Se trata de personas que buscan una experiencia gastronómica sofisticada y de alta calidad. Por lo tanto, el entorno tiene que ser también muy especial.

Definir el cliente esperado, analizar sus probables preferencias, es un paso muy importante al elegir el lugar en el que estará ubicado el restaurante.

2. Analizar la visibilidad del local

Una vez determinada el área de ubicación y el entorno más favorecedor, hay que analizar la visibilidad. Un restaurante necesita estar en un lugar donde sea fácilmente visible para transeúntes y conductores.

Algunos especialistas sostienen que las aceras deben tener por lo menos dos metros y medio de ancho. Esta amplitud permite que los transeúntes circulen con comodidad, se detengan a observar y presten mayor atención al local. 

Hay opiniones que sugieren que el restaurante se visualiza mejor si está en la acera de la derecha en el sentido de marcha de la calle. La idea es que sea visible especialmente para el copiloto.

Asimismo, son más visibles los locales ubicados cerca de semáforos, de paradas de transporte público y de centros que por su actividad convocan mucha gente.

Localización restaurante

3. Analizar la competencia en la zona

La presencia de restaurantes que ofrezcan el mismo tipo de propuestas, puede entenderse como un factor negativo. Sin embargo, también está marcando las preferencias de las personas de la zona o que por allí circulan.

Por lo tanto, será bueno abrir el restaurante en una zona en la que haya otras propuestas para un cliente potencial similar. Esto asegura estar en un espacio en la que circula ese tipo de clientes esperado.

Una vez funcionando, será necesario esforzarse por marcar la diferencia con propuestas que se transformen en un rasgo diferencial de identidad. De esta manera se evitará que la competencia afecte la afluencia de público.

4. Valorar la accesibilidad del local

Un restaurante bien ubicado debe ser fácilmente accesible para los clientes. Esto significa que debe estar en una zona con buenas conexiones de transporte. Si el público objetivo es del tipo de circula en transporte público o a pie, será conveniente establecer el restaurante en las cercanías de medios de transporte público.

5.  El parking puede marcar la diferencia

El parque automovilístico de España es uno de los más grandes del mundo. La gente se mueve mucho en su propio coche y la facilidad para estacionar el coche a veces define la decisión de qué restaurante elegir.

No es fácil encontrar un local con parking propio. Pero puede ser suficiente con ofrecer un parking cercano en el que el cliente pueda dejar su coche mientras permanece en el restaurante.

6. Atención a las tentaciones en los espacios nuevos

Puede ser tentador buscar un local en una zona nueva, desconocida, que se anuncia con luces que deslumbran. Si no hay datos suficientes, se estaría asumiendo un riesgo importante de que todo, la zona y el restaurante, fracase.

Las zonas nuevas requieren de tiempo para consolidarse. Por lo tanto, si se opta por un local en estos espacios, hay que tener presente que el inicio puede ser lento. Esto supone disponer de recursos para mantener el restaurante, aunque no exista público.

7. Investigar las restricciones legales

Al elegir el lugar para ubicar el restaurante, es muy importante conocer las restricciones legales y normativas que puedan afectar el negocio. Existen zonas en las que las normativas municipales regulan el uso del suelo y determinan qué tipo de actividades comerciales pueden llevarse a cabo.

También existen normativas vinculadas al ruido, a la accesibilidad, al medioambiente. Es recomendable consultar con un abogado especializado en derecho comercial para conocer todas las restricciones legales y normativas.

8.  Recabar datos sobre   la seguridad

La seguridad de la zona en la que funcionará el restaurante tiene una gran importancia. Por lo tanto, es necesario obtener información precisa sobre este aspecto.

Para ello se pueden consultar las estadísticas policiales, y contactar a la policía local o municipal para conocer los índices de problemas de seguridad en la zona.

Los residentes locales, otros comerciantes y profesionales inmobiliarios son buena fuente de información. Pueden ofrecer perspectivas útiles sobre su experiencia con la seguridad en el área y compartir detalles sobre cualquier problema existente.

Otros consejos prácticos

  • Considera el entorno y la estética: La atmósfera y el entorno de tu restaurante son aspectos clave para atraer a los clientes. Elige una ubicación que se alinee con la identidad de tu marca y que ofrezca un ambiente agradable y acogedor. Además, asegúrate de que el diseño y la estética del lugar sean atractivos y se diferencien de la competencia.
  • Piensa en la rentabilidad a largo plazo: Aunque puede resultar tentador elegir una ubicación en una zona de moda o de alto tráfico, es importante considerar la rentabilidad a largo plazo de tu negocio. Evalúa el coste del alquiler o la compra del local, así como los gastos operativos y el potencial de crecimiento en la zona. Elige una ubicación que te permita maximizar tus beneficios y garantizar la viabilidad de tu restaurante en el futuro.
  • Consulta con expertos inmobiliarios: Si no estás seguro de cuál es la mejor ubicación para tu restaurante, considera consultar con expertos inmobiliarios especializados en el sector gastronómico. Ellos podrán asesorarte sobre las tendencias del mercado, las zonas con mayor potencial de crecimiento y las oportunidades de inversión disponibles.
  • Escucha a tus empleados y clientes: El personal de tu restaurante y tus clientes son una fuente invaluable de información sobre la ubicación ideal para tu negocio. Escucha sus opiniones y sugerencias sobre la ubicación actual y recopila sus comentarios para identificar áreas de mejora. Además, realiza encuestas y solicita feedback para conocer la opinión de tus comensales sobre la ubicación de tu restaurante.
  • Mantente actualizado sobre las tendencias del mercado: La industria de la restauración está en constante evolución, por lo que es importante mantenerse al día sobre las tendencias y novedades del sector. Sigue de cerca las noticias y estudios de mercado para identificar oportunidades de crecimiento y adaptar la ubicación de tu restaurante a las demandas cambiantes de los consumidores.

¿Existe el local perfecto? Todo depende de la perspectiva desde la que se valore. Lo cierto es que elegir una buena ubicación para un restaurante es como armar un puzle en el que cada aspecto forma parte del resultado final.

Ten en cuenta los consejos mencionados anteriormente y realiza un análisis detallado de las diferentes opciones disponibles. Con una planificación cuidadosa y una estrategia sólida, podrás elegir la ubicación perfecta para tu restaurante y atraer a más clientes en el futuro. ¡Buena suerte!

Comparte